Rebeldes kurdos han matado a un ingeniero y secuestrado a cinco maestros y a un guardia paramilitar en una zona conflictiva del sudeste turco, donde vive un nutrido grupo de esta minoría étnica, informó hoy la prensa local.

El canal televisivo NTV dijo que el ingeniero, que había ido a la población de Yuksekova, en la provincia de Hakkari, cerca de la frontera con Irak, para visitar a su esposa, fue anoche víctima de una ráfaga de tiros en el centro urbano.

La cadena agregó que los autores del atentado, atribuido al ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), creyeron que el ingeniero era un policía. Su esposa resultó herida a consecuencia de los disparos.

En otro incidente en la provincia suroriental de Elazig, activistas del PKK bloquearon ayer una carretera y pararon un microbús en el que viajaban cuatro maestros y cuatro maestras. Los hombres fueron secuestrados y las mujeres dejadas en libertad.

Otro maestro fue secuestrado ayer en la localidad de Citlibahce, también en la provincia suroriental de Diyarbakir. Además, un guardia paramilitar fue retenido por los rebeldes kurdos en la provincia montañosa de Tunceli.

Las fuerzas turcas de seguridad lanzaron sendas operaciones para liberar a los secuestrados.

En las últimas semanas, los rebeldes del PKK han aumentado los ataques contra civiles

El pasado fin de semana, el PKK atacó un vehículo policial en la población suroriental de Batman y una mujer y su hija de tres años resultaron muertas como resultado del fuego cruzado entre ambos lados.

También resultaron heridos cuatro soldados hoy cuando intentaban desactivar una mina colocada en la carretera de Tunceli a Pulumir, donde fue secuestrado el guarda paramilitar, dijo la agencia privada Dogan.

Tras aumentar la gravedad de los atentados sangrientos en las últimas semanas, ante la falta de un acuerdo políticos entre el PKK y el gobierno del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, 17 organizaciones no gubernamentales divulgaron un comunicado conjunto en Diyarbaki, instando al los rebeldes kurdos a no atacar a civiles.