Los dirigentes de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), afinaban hoy los planteamientos que harán al Gobierno tras haber aceptado dialogar con el Ejecutivo, en busca de una solución al conflicto que se arrastra desde hace cuatro meses.

El movimiento estudiantil, que lucha por una educación pública gratuita y de calidad, aceptó el diálogo pero sin deponer las movilizaciones, con una convocatoria a un nuevo paro este jueves, dando autonomía a cada universidad para decidir el retorno a clases.

El ministro de Educación, Felipe Bulnes, indicó hoy después de reunirse con el presidente Sebastián Piñera que la intención del Ejecutivo es llevar a cabo el primer encuentro con los estudiantes este jueves.

Bulnes anticipó que uno de los primeros temas que se discutirán es el retorno a clases, y recordó que la semana pasada los estudiantes se mostraron dispuestos a compatibilizar las movilizaciones con las actividades académicas.

"Es clave normalizar las actividades académicas cuanto antes y, por tanto, éste es uno de los temas que queremos conversar en la primera reunión que sostengamos con los dirigentes estudiantiles", dijo el ministro.

Los estudiantes, en tanto, indicaron que pedirán al ministro de Educación el texto del proyecto de ley de presupuesto para el 2012.

El proyecto aún no ha sido enviado al Parlamento y el Ejecutivo tiene plazo hasta el viernes para hacerlo, aunque ello podría cumplirse este jueves, según el ministro de Economía, Pablo Longueira.

Sobre este tema, Bulnes precisó que los estudiantes tendrán acceso al presupuesto una vez que el proyecto haya sido enviado al Congreso, como el resto de ciudadanos del país.

Camila Vallejo, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y rostro emblemático del movimiento estudiantil, reiteró hoy que los universitarios seguirán movilizados.

"El paro de mañana sigue. Nosotros hemos dicho que con mesa de diálogo mayor razón para la movilización", dijo a radio Cooperativa Vallejo, que subrayó que ésta "es una herramienta de presión para mostrar apoyo ciudadano, respaldo, mayoría".

"Las manifestaciones son muy importantes, así que el paro de mañana va, acá en Santiago y también en regiones", resaltó Vallejo que también sostuvo que "queremos empezar hoy mismo" el diálogo con el Gobierno.

"Necesitamos en primera instancia conocer la Ley de Presupuesto, en el ítem de educación", añadió.

También, según señaló "no queremos que el diálogo se extienda por mucho tiempo, porque creemos que las mesas de trabajo que se dilatan por muchos meses no terminan en nada bueno".

Las prioridades del movimiento estudiantil "van en pos del fortalecimiento de la educación pública a través de aspectos presupuestarios, la gratuidad, los aportes directos a las instituciones públicas y fondos de revitalización", entre otros, explicó.

"Nosotros no concebimos un sistema público que no sea gratuito. Creemos que no se debe diferenciar entre clases sociales. Muchas veces que se argumenta que la gratuidad termina siendo regresiva porque se financia a los más ricos, pero los más ricos no constituyen más del 5 por ciento de la población", señaló.

"Lo prioritario es que hay un 95 por ciento de la población que sería beneficiada y que ese 5 por ciento rico se integraría en igualdad de condiciones con el resto de los estudiantes, que son pobres y de segmentos medios", remachó.

En tanto, cuatro estudiantes secundarios que mantenían una huelga de hambre anunciaron hoy el fin de su protesta, porque "el movimiento secundario nos necesita enteros, construyendo organización y posibilitando la lucha cotidiana en cada liceo y población que nos encontremos", según señalaron en una declaración.

Se trata de las alumnas Johanna Choapa y Maura Roque, que completaron 71 días de ingerir sólo líquidos; Carla Fernández, y Francisco García, que completaron 38 días en abstinencia alimenticia.

Las dos primeras deberán volver al hospital donde han permanecido la última semana, pues presentan un deterioro físico avanzado, según dijo a los periodistas la médica Tania Muñoz, que ha atendido a las adolescentes en el nosocomio.