El concejo municipal de Gilcrest decidió el martes considerar la posible impresión en español de las advertencias incluidas en el código civil, luego de que dos funcionarios expresaron posiciones opuestas a esa medida en una localidad de mayoría hispana.

El concejal Robert Gandelman objetó la propuesta de una residente de la ciudad para presentar las advertencias en español. Gandelman dijo que la impresión en español le costaría dinero al municipio y consideró que los hispanos debieran aprender inglés.

El asunto surgió la noche del lunes durante una concurrida sesión, en la que el concejo decidió ampliar de cinco a 10 días el plazo para la aplicación de las advertencias en el código civil, en particular sobre el derribo de árboles muertos por motivos de seguridad.

El periódico Greeley Tribune (http://bit.ly/opsV1S ), informó que Gandelman argumentó que si los hispanos no sabían inglés, entonces deberían costearse la traducción de los documentos gubernamentales.

El alcalde de Gilcrest, Menda Warne, disintió y dijo que el 53% de la población eran hispanos.

"Creo que servimos para toda la gente de esta ciudad, y hay personas que hablan español y pagan impuestos", explicó. Warne también indicó que las autoridades harían un cálculo del costo.

___

Información de: Greeley Daily Tribune, http://greeleytribune.com