La Cámara de Diputados de Paraguay evitó hoy declarar el estado de excepción pero instó al Gobierno a apoyarse en el Ejército para combatir a un pequeño grupo armado de corte comunista que opera en el nordeste del país.

La cámara baja decidió posponer indefinidamente la votación de un proyecto remitido este lunes por el Senado, que pidió imponer el estado de excepción durante sesenta días en dos departamentos (provincias) afectados recientemente por los ataques del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El proyecto senatorial requería la aprobación de la Cámara de Diputados y la ratificación del presidente, Fernando Lugo, para salir adelante.

Tras debatirlo, los diputados decidieron posponer su votación y en cambio aprobaron una declaración que insta escuetamente a Lugo "a disponer del empleo exclusivo de las Fuerzas Militares para luchar contra los grupos criminales que operan en Concepción y San Pedro".

El EPP es un pequeño grupo armado que tomó ese nombre en 2008, aunque su acción más sonada fue el secuestro tres años antes de María Edith Bordón, esposa de un empresario paraguayo, por el que sus presuntos responsables llevan años encarcelados.

La Fiscalía les atribuye varios otros casos de secuestro, colocación de explosivos y atentados a haciendas e instalaciones policiales, como el ocurrido el pasado día 21 en la comisaría de la ciudad de Horqueta, en Concepción, a unos 400 kilómetros al norte de Asunción.

Dos policías fallecieron en el ataque a tiros contra la comisaría, que devolvió al debate político la necesidad de imponer el estado de excepción, como ya se hizo en abril de 2010 en cinco departamentos del nordeste para propiciar un mes de operaciones con intervención militar.

Como destacó durante el debate el diputado Víctor Ríos, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), aliado de Lugo, lo más destacable de las operaciones de 2010 fue "el fiasco del enfrentamiento entre civiles y militares", ya que el EPP no es un grupo de "atrincherados esperando al Ejército en un combate convencional", así como las denuncias subsiguientes de "abusos".

Ríos pidió a sus colegas imaginar un escenario en el que "España hubiera sacado "a los militares para combatir a la ETA", para abogar por "métodos distintos de combate" contra un grupo que se esconde en los bosques y se ha "mimetizado con la población civil".

Para el Estado paraguayo, el EPP se ha convertido en un grupo terrorista con vínculos con las FARC colombianas. Los miembros del grupo abogan por la reforma agrícola y acusan a Lugo de haberse convertido en defensor de la oligarquía.

Hay en el espectro político paraguayo quien los llama "guerrilleros".

En lo que todos los intervinientes en el debate están de acuerdo es en que la Policía carece de medios para neutralizarlos.

Según el legislador opositor colorado Magdaleno Silva, de Concepción, la Policía necesita más apoyo: "no tienen armas, dónde quedarse a dormir, ni para su comida".

Llovieron las críticas a Lugo y el ministro del Interior, Carlos Filozzola, a quien tanto colorados como liberales acusaron de falta de voluntad política para capturar a los miembros del EPP.

"Su socio (del EPP), su compañero de lucha, está en el poder", acusó Silva, que aseveró que la mayoría de los miembros de la banda fue "adiestrada" por el presidente y ex obispo de la provincia de San Pedro.

"Eran seminaristas, catequistas, los jefes de esa gavilla, no nos engañemos", proclamó.

Consultado por Efe sobre la reacción de Lugo a la decisión del Congreso, un portavoz presidencial remitió a lo expresado por Filizzola, quien aseguró que, con o sin estado de excepción, "ya se está trabajando muy bien en la zona norte del país con fuerzas de elite de la Policía Especializada y fuerzas militares que colaboran en inteligencia y logística", según un comunicado oficial.

Defensor de la medida que la Cámara aplazó, Filizzola añadió que "una vez que la Cámara de Diputados decida el estado de excepción, autoridades policiales y militares tendrán una reunión para elaborar el plan operativo a ser desplegado y coordinado en la zona norte de la región oriental del país".