Siete personas han muerto en los disturbios que se desataron en Dajla, al sur del Sáhara Occidental, en la tarde del pasado domingo, informó hoy el gobierno civil de la zona.

En un comunicado remitido a la agencia oficial MAP, el gobierno local precisa que dos de las víctimas son agentes policiales y añade que se han registrado numerosos incendios de vehículos y de establecimientos comerciales, aunque asegura que la situación está "bajo control" en este momento.

Los incidentes estallaron tras un partido de fútbol entre el equipo local, recién ascendido, y otro procedente de Mohamedía, y lo que comenzó como una pelea entre hinchas pronto derivó en enfrentamientos entre saharauis y marroquíes procedentes del norte del país, coincidieron en señalar diversas fuentes.

El ministro marroquí del Interior, Taieb Cherkaui, viajó anoche a la ciudad, donde se encuentra en estos momentos sin que se tengan más detalles de sus actividades.

Las mismas fuentes oficiales aseguraron ayer que el número de víctimas era de dos muertos y 27 heridos, mientras que hoy sostienen que al menos tres personas murieron el domingo, justo después del partido de fútbol, "tras ser atropellados intencionadamente con vehículos todoterreno conducidos por reincidentes".

Los otros cuatro "murieron en actos de violencia", según el gobierno civil de la zona, que no precisa el momento de su muerte.

Ninguna otra fuente ha informado sobre estos siete muertos, ni sobre sus identidades o edades, a excepción de uno de ellos: un joven saharaui de 29 años llamado Maichan Mohamed Lamin Lhabib, cuya identidad fue divulgada ayer por fuentes saharauis independentistas.

Numerosas fuentes, tanto saharauis en el terreno como medios marroquíes digitales e impresos, coincidieron en señalar en que los enfrentamientos opusieron a saharauis de la región con habitantes de barrios poblados por marroquíes del norte, ante la aparente pasividad de la policía.

Fotografías publicadas por varios medios marroquíes muestran un importante despliegue militar, con numerosos camiones, por la ciudad.