Un hombre de 42 años ha sido detenido en la población española de Mijas (sur) como presunto autor del asesinato de dos mujeres españolas de origen latinoamericano, aunque los investigadores no descartan que haya cometido más crímenes, informaron hoy a Efe fuentes próximas al caso.

Las mujeres, una de origen argentino de 45 años y otra de origen ecuatoriano, de 47, aparecieron muertas este verano en apartamentos alquilados en la turística Costa del Sol.

La madre del presunto asesino y la compañera sentimental también han sido detenidas, ya que presuntamente el hombre entregó a la primera los teléfonos móviles y a la segunda las tarjetas de crédito que había sustraído a sus víctimas, añadieron las fuentes.

Según las fuentes, que apuntaron como móvil de los crímenes el robo, el presunto asesino eligió a mujeres vulnerables y actuó de forma sangrienta, ya que las torturó para robarles.

Los investigadores no descartan más víctimas en otros países o en otros lugares de España, por lo que en los próximos días intentarán determinar si el detenido ha participado en otros asesinatos, añadieron las fuentes.

El presunto asesino, que al parecer tenía documentación falsa, por lo que no se ha podido establecer su nacionalidad, fue detenido este viernes en un gimnasio ubicado cerca de su domicilio, en Mijas.

Los crímenes de la Costa del Sol ocurrieron los pasados 11 de agosto y 10 de septiembre.

Las dos mujeres, ambas con nacionalidad española, fallecieron por arma blanca, y los informes preliminares de las autopsias revelan ciertas similitudes entre ambos crímenes, según fuentes cercanas a al investigación.

Durante estos meses, la Policía y la Guardia Civil española han llevado a cabo diversas inspecciones oculares para completar la investigación y todo apuntaba a que podía tratarse de un asesino en serie, ya que existen numerosas coincidencias.

Los dos crímenes ocurrieron en apartamentos alquilados en la Costa del Sol, separados por pocos kilómetros, y las víctimas tenían la misma franja de edad y eran latinoamericanas que habían obtenido la nacionalidad española.

El primer crimen fue descubierto el 11 de agosto, cuando una mujer de origen argentino fue encontrada muerta por su hijo en un apartamento de una urbanización de Calahonda, en el término municipal de Mijas.

La segunda mujer, de origen ecuatoriano y que fue encontrada muerta en el término municipal de Marbella, falleció desangrada tras recibir una docena de puñaladas, según reveló la autopsia, a la que tuvo acceso Efe.

Su cuerpo sin vida fue encontrado por otro inquilino de la vivienda, que alertó a los agentes.