Un centenar de personas se congregaron hoy frente a la vivienda en Kabul del expresidente afgano Burhanudín Rabbani para condenar su asesinato este martes a manos de un terrorista suicida, informó a Efe el portavoz de la policía local.

Los manifestantes clamaron de forma pacífica contra el terrorismo y gritaron soflamas contra Al Qaeda y sus acciones, dijo a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Hashmatulá Stanikzai.

A primera hora de hoy, ningún grupo se había responsabilizado todavía por el ataque, aunque los talibanes y otros grupos en su órbita, como la red terrorista Haqqani, han perpetrado en el pasado atentados suicidas contra otros altos cargos afganos.

Rabbani, actual jefe del Consejo gubernamental de Paz encargado de negociar con los insurgentes, fue asesinado ayer por un suicida que hizo estallar una carga explosiva escondida en su turbante durante una reunión con el fallecido en su vivienda.

El portavoz Stanikzai no pudo precisar si Rabbani será enterrado hoy y si su familia optará por darle sepultura en Kabul o en la provincia norteña de Badakshan, de la que es originario.

La Policía está todavía en las inmediaciones de la vivienda y está controlando a los manifestantes.

El presidente afgano, Hamid Karzai, que ha suspendido su viaje a la Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York y ha emprendido su regreso a Kabul, ha calificado la muerte de Rabbani de una "conspiración" perpetrada por "enemigos de Afganistán".