El hallazgo de nuevos cadáveres en el estado indio de Sikkim ha elevado a 106 el número de víctimas contabilizadas en el terremoto que el pasado domingo sacudió la cordillera del Himalaya, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

"Hasta ahora hemos contabilizado 70 muertes por todo el estado, pero es posible que la cifra aumente porque tenemos muchos problemas para acceder al norte" explicó el inspector general de la policía de Sikkim, S.D. Negi

En el distrito norte de este estado, donde se situó el epicentro del sismo, fueron también hallados este miércoles diez nuevos cuerpos sin vida, la mayoría de ellos trabajadores de instalaciones hidroeléctricas.

El terremoto, que ocurrió el domingo por la tarde y alcanzó 6,8 grados en la escala abierta de Richter, afectó además a las regiones indias de Bengala y Bihar, y a zonas de Nepal y Tíbet.

En estos lugares se han registrado hasta el momento al menos 36 fallecidos, según datos oficiales, lo que sitúa el número total de muertos a causa del sismo en 106, aunque la cadena india NDTV elevó hoy, sin precisar sus fuentes, esta cifra a 114.

El sismo afectó gravemente el trazado de la carretera 31-A, que resulta vital para las comunicaciones en Sikkim, y la situación ha empeorado debido a las fuertes lluvias caídas en los últimos días sobre la región, que han provocado numerosos corrimientos.

"Estamos trabajando con helicópteros y la situación está mejorando", declaró Negi.

De acuerdo con la agencia local IANS, el ejército ha restaurado las comunicaciones por carretera entre Sikkim, enclavado en plena cordillera del Himalaya, y el resto de la India, que también habían quedado cortadas a raíz del tremor.

Cerca de 2.000 personas damnificadas, según IANS, siguen alojadas en los campos de acogida establecidos por las autoridades indias.