Los cinco miembros de una familia murieron calcinados el martes en el este de República Dominicana cuando un hombre supuestamente prendió fuego a su vivienda y se encerró en ella con su esposa y tres hijos.

El fiscal Gendris Ramírez dijo que, según las versiones de los vecinos, Romelio Frías, de 28 años, roció con gasolina su casa en la comunidad de Verón, a unos 200 kilómetros al oriente de la capital, y le prendió fuego.

Ramírez, fiscal de Verón, indicó que algunos testigos narraron que Frías había comprado la gasolina la noche del lunes, se emborrachó y provocó el incendio en las primeras horas del martes.

Además de Ramírez, en el siniestro murieron su esposa, Angelina Mejía, de 36, y la hija de ambos de tres años. También murieron los hijos mellizos de nueve años que Mejía tuvo en su primer matrimonio, precisó Ramírez.

Según datos de la Procuraduría General de la República, cada año se registran en el país los asesinatos de unas 100 mujeres a manos de sus parejas sentimentales. En los primeros cinco meses de 2011, la Procuraduría registró 43 feminicidios.

Sergia Galván, de la organización no gubernamental Colectiva Mujer y Salud, aseguró que hasta agosto su grupo había contabilizado 155 asesinatos de mujeres.