A tres asciende la cifra de muertos y a 12 los desaparecidos por un deslizamiento de tierra y rocas que se registró hoy en una comunidad del noroeste de Guatemala a causa de las constantes lluvias, informaron las autoridades.

Las víctimas del alud, que se registró esta madrugada en el caserío El Manantial, del municipio de Santa Cruz Barillas, en el departamento de Huehuetenango, son tres hermanos de 4, 6 y 7 años de edad, según la Policía Nacional Civil (PNC).

Las víctimas eran hijos de Ana Francisca Matías, quien sobrevivió al deslizamiento junto a otro de sus hijos de tres meses, que se recupera de las lesiones en un hospital de la localidad.

Los tres cadáveres fueron rescatados por miembros de los Bomberos Voluntarios, que siguen con la búsqueda de los 12 desaparecidos.

Las constantes lluvias provocaron el desprendimiento de tierra, rocas y árboles de un cerro que sepultó cuatro viviendas y una casa de una cooperativa, según Gildardo Samayoa, delegado de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) en esa región.

El ingreso a la zona del desastre para buscar a la gente soterrada se retrasó debido a que continuaba el deslizamiento desde el cerro donde existe también un yacimiento de agua, según el funcionario.

El alud alcanzó una longitud superior a los 200 metros, y brigadas de rescate buscan a los desaparecidos.

El funcionario dijo que la humedad causada por las constantes lluvias provocó el alud.

En lo que va de la época lluviosa en Guatemala, que comenzó en mayo pasado, se han registrado al menos 18 muertos, más de 40 heridos y más de 24.000 damnificados, según la Conred.