Las autoridades de Tailandia elevaron hoy a 112 el número de muertos y a 1,5 millones la cifra de damnificados por las inundaciones que afectan desde hace dos meses extensas áreas del norte al sur del país.

El Departamento para la Prevención de Desastres informó de 112 personas fallecidas y dos desaparecidos en el desastre natural que afecta a 26 provincias desde el norte hasta el sur del país.

Bangkok se ha preparado para recibir desde hoy el agua que desciende del norte camino del golfo de Siam y cuyo volumen alcanzaba los 3.031 metros cúbicos por segundo en el río Chao Phraya a medio centenar de kilómetros de la capital tailandesa.

Las autoridades calculan que el nivel máximo de esta crecida en principal metrópoli del país se tocará el jueves.

Los meteorólogos no prevén mareas altas especiales en esos días por lo que será más fácil el paso del agua por la metrópoli, en la que viven unos 14,5 millones de personas, y su desagüe al mar.

"Podremos manejar bien la situación si no llueve más", decía el director del departamento de Drenaje de la Autoridad Metropolitana de Bangkok, Sanya Chiranimit, este fin de semana, pero los meteorólogos vaticinaron este lunes más precipitaciones los próximos días.

Muchos agricultores han adelantado la recogida de la cosecha de arroz, una de las dos o tres que plantan anualmente, para evitar que se echase a perder, pero aún así lo recolectado en numerosos casos no cubrirá todos los gastos.

La primera ministra de Tailandia, Yingluch Shinawatra, que visitó zonas de afectados el domingo por la mañana, ha aprobado una ayuda de 5.000 bat (164,2 dólares o 120 euros) para los propietarios de viviendas que lleven al menos siete días anegadas.

El Gobierno central también ha ordenado a los gobernadores provinciales que supervisen los campos dañados para que los afectados puedan recibir inmediatamente la ayuda gubernamental.

Tailandia soporta todos los años inundaciones y avalanchas de tierras fruto de las copiosas precipitaciones que caen durante la estación lluviosa o de los monzones, que arranca a finales de mayo o en junio y se prolonga hasta octubre.