La oposición en Venezuela pidió hoy al Gobierno que acate la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que ordenó se le permita participar en elecciones al dirigente Leopoldo López, y criticó que el presidente Hugo Chávez dijera que esa instancia no "vale nada".

"Rechazamos el desconocimiento que a la Constitución y a las leyes internacionales y a los tratados y convenios internacionales está dando el Presidente de la República con su declaración", afirmó en una conferencia de prensa el dirigente del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), Gerardo Blyde.

Exigió a los poderes públicos que acaten "de manera definitiva" y "sin dudas" la decisión tomada en el caso de López para "habilitarlo y darle pleno derecho en el ejercicio de sus derechos políticos".

La CorteIDH condenó el viernes al Estado venezolano por violar el derecho de López a ser elegido, y ordenó al Consejo Nacional Electoral (CNE) que lo habilite a participar en comicios.

"Está plenamente probado que se le ha privado del sufragio pasivo, es decir, del derecho a ser elegido", indicó la sentencia.

Los magistrados resolvieron que el Estado, mediante los órganos competentes, particularmente el electoral, "debe asegurar que las sanciones de inhabilitación no constituyan impedimento para la postulación de López en el evento de que desee inscribirse como candidato".

La decisión de inhabilitar a López fue tomada por la Contraloría venezolana en agosto de 2008 por dos casos de presunto mal uso de los recursos durante su gestión como alcalde: uno en 1996 en la petrolera estatal PDVSA y otro en la Alcaldía de Chacao en 2004.

Según Blyde, este "precedente judicial" también favorece a la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, a quien la Procuraduría de su país le impuso una sanción a 18 años de inhabilitación por supuesta colaboración con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "para que recobre sus derechos políticos".

Al ser consultado sobre esta sentencia, Chávez aseguró ayer que un corte de cabello "vale más" que la CorteIDH.

"Para mí no vale nada, cero a la izquierda (...) Un corte de cabello vale más que esa Corte. El corte de mi cabello vale más que esa Corte", afirmó Chávez, quien se rapó la cabeza a raíz de un tratamiento de quimioterapia al que se somete después de que le extirparan un tumor canceroso.

Chávez recibió este sábado en el palacio de Miraflores (Presidencia) al gobernante de Bolivia, Evo Morales, y posteriormente se trasladaron a Cuba, donde el jefe de Estado venezolano inició hoy su cuarto ciclo de quimioterapia.

El alcalde metropolitano y precandidato a la Presidencia, Antonio Ledezma, le pidió hoy a Chávez que le ponga cese "a la impunidad judicial", que, a su juicio, "le permite al presidente de la República decir que él se ríe de las decisiones" de la Corte.

Ledezma consideró que la inhabilitación es un "procedimiento totalmente irregular" y una "manera de arrebatarle derechos humanos a las personas".