La banda armada Sendero Luminoso sigue operativa como una organización terrorista con fines políticos en Lima y en las principales universidades estatales del país, afirmó hoy el experto en temas de terrorismo Francisco Diez Canseco.

"Durante mucho tiempo se habló que Sendero ha desaparecido y que es un apéndice del narcotráfico, cosa que hemos comprobado que no es así, sino más bien, sigue siendo una organización terrorista con fines políticos de extrema izquierda marxista", declaró Diez Canseco en entrevista con Radio Programas del Perú (RPP).

El presidente del Consejo por la Paz atribuyó las amenazas de bombas hechas en los últimos días y las pintadas en muros de Lima, pidiendo la excarcelación del fundador de Sendero, Abimael Guzmán, a acciones del "comité metropolitano de Sendero Luminoso en Lima".

En opinión de Diez Canseco, la estrategia de Sendero es "atacar al Estado", y ya "no al tejido social" del país, como ocurrió a inicios de los años 80 cuando lanzó su "guerra popular" y dio inicio a una ola de violencia que dejó 69.000 muertos.

Diez Canseco dijo haber comprobado en sus viajes a nivel nacional la presencia de seguidores de Sendero en las universidades estatales del país.

Asimismo, afirmó que "no hay un solo movimiento terrorista que pueda operar sin algún tipo de respaldo social" y citó el caso del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), donde hay "cerca de un millón y medio de peruanos que dependen de la producción de la hoja de coca", la materia prima de la cocaína.

Según el Estado peruano, Sendero actúa aliado con las mafias del narcotráfico en el VRAE, a quienes protege de la presencia de las Fuerzas Armadas y lanza emboscadas como la ocurrida el pasado miércoles contra un helicóptero que dejó dos militares muertos.

No obstante, el actual brazo político de Sendero, el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), confirmó ayer la autoría de las pintadas en Lima y la campaña que han emprendido para convertirse en partido político para participar en los siguientes procesos electorales.

De otro lado, los diarios de Lima publicaron hoy las declaraciones del capitán del Ejército Jorge Matallana, que tomó los mandos del helicóptero tiroteado presuntamente por Sendero esta semana y logró salvar las vidas de 16 militares abordo.

Matallana dijo al periódico La República que el piloto del helicóptero, Esneider Vásquez, fue alcanzado por las balas cuando despegaban de un punto en el VRAE, cercano a la base de Pichari, al que habían acudido a recoger a varias patrullas militares.

A raíz de ese ataque fallecieron Vásquez y el oficial Jenner Vidarte, mientras que el copiloto Matallana logró despegar en medio de las ráfagas de balas y aterrizar en la margen de un río cercano porque el tanque de combustible también fue atravesado por el tiroteo.