Los residentes de Gaza tienen pocas expectativas sobre la solicitud palestina de ser aceptada como miembro de pleno derecho en la ONU, una iniciativa que, consideran, no llevará a ninguna parte si no se logra la reconciliación y la unidad política.

Acudir a la ONU "será inútil mientras que no se resuelva la división interna entre la franja de Gaza y Cisjordania", declaró a Efe Mohamed Abu Zreineh, ex oficial de policía de 32 años residente en el campo de refugiados de Yabalia.

Los islamistas de Hamás han mostrado su rechazo a la iniciativa que encabeza el presidente palestino, Mahmud Abás, al entender que es innecesaria y que comporta riesgos legales.

En paro desde junio de 2007 (cuando Hamás tomó por la fuerza el control en la franja y expulsó a las fuerzas leales a Al Fatah), Zreineh cree que la unidad de Fatah -que preside Abás y gobierna en Cisjordania- y los islamistas -que controlan Gaza- debe ser el primer paso para avanzar hacia la independencia palestina, y acusa a ambas facciones de "preocuparse solo de sus intereses personales".

"Ninguno de los dos intenta seriamente acabar con la división que ha llevado a nuestro sufrimiento en Gaza", dijo Zreineh.

"Para Abás, pedir la entrada en la ONU es más importante que la reconciliación, y para Hamás también es más importante mantenerse en el poder", declara este ex policía, a quien la Autoridad Nacional Palestina (ANP) le paga su salario a pesar de que desde el cambio de poder en la franja no puede ejercer su servicio.

Los habitantes de Gaza se agruparon ayer ante las pantallas de televisión para escuchar el discurso que dirigió a la nación Abás para explicar las razones de acudir a la ONU.

Muchos de ellos comentaban tras la intervención que sus vidas están llenas de problemas más importantes que el estatus que Palestina tenga en el organismo multilateral.

Entre sus principales preocupaciones están el bloqueo israelí a la franja, que restringe la entrada y salida de bienes y de personas del territorio, y la desconexión política y geográfica con los palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este.

Asma Hasouna, madre de 42 años que trabaja como maestra en una escuela primaria, asegura que escuchó con satisfacción la intervención de Abás y sus referencias a la independencia y la obtención del reconocimiento de Estado, pero añade que "estaría más contenta y tranquila si se pone fin al bloqueo y hay una reconciliación con Hamás".

"No es un error ir a la ONU a pedir la incorporación, al contrario, es bueno ganar más apoyo internacional. Pero yo creo que acabar con la división entre Gaza y Cisjordania y presionar a Israel para que acabe con el sitio es esencial para nosotros", dijo a Efe Hasouna.

Muchos de los residentes de Yabalia, el mayor campo de refugiados palestinos de Oriente Medio, con una población de 180.000 personas, aseguran que no entienden por qué solicitar el ingreso en la ONU puede ayudar a la causa palestina y conseguir que los refugiados puedan ejercer su derecho de retorno.

"Incluso si la ONU acepta como miembro a Palestina, no creo que se implemente la resolución, al igual que no se han implementado muchas de sus resoluciones desde 1948", asevera, pesimista, Ahmed Masud, vendedor de verduras de 29 años.

Masud entiende que "si Palestina recibe un asiento permanente como Estado en la ONU, será en los territorios ocupados por Israel en 1967" y se pregunta "qué ocurrirá con la resolución 181 de la ONU que establece el derecho de retorno para los refugiados palestinos", con temor de que esta "pueda ser anulada".

Dada la oposición de Hamás a la iniciativa de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina, de la que los islamistas no forman parte), las fuerzas de seguridad en Gaza han prohibido manifestaciones de apoyo el próximo día 23, cuando Abás entregue la solicitud al Consejo de Seguridad de la ONU.

Sin embargo, Mohamed Abu Deya, propietario de una tienda de recuerdos en la calle Al Waha en Gaza capital, ha colocado en su escaparate docenas de banderas palestinas y tazas y otros artículos con el logotipo de la ONU y la leyenda "Palestina, Estado número 194".

"El pueblo palestino tiene derecho a que su estado independiente sea miembro de pleno derecho en Naciones Unidas, al igual que los ciudadanos de los otros 193 países. Nuestro pueblo ha esperado mucho tiempo para que esto suceda", señala este comerciante que, sin embargo, admite que tiene "pocas esperanzas" de que esto ocurra por el rechazo de EEUU, con derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino