Una mujer de 95 años accedió hoy a su primera identidad formal en Paraguay, país que tiene indocumentado al 10 por ciento de su población de casi seis millones, según datos oficiales.

Dominga Fernández recibió el Certificado de Nacimiento de manos del director del Registro Civil, Néstor Stelato Mojoli, en un acto realizado en la sede del organismo, a la afueras de Asunción.

El documento permitirá a la nonagenaria, que vive de la solidaridad de sus vecinos en San Lorenzo, municipio de las afueras de la capital, tramitar el cobro de una pensión de adultos mayores de 366.000 guaraníes (74 dólares).

Mojoli explicó a Efe que en un año y medio de la implementación del programa "Identidad para Todos y para Todas" se ha conseguido bajar del 18 al 10 por ciento la tasa de indocumentados, llegando a los sitios más alejados del país.

Explicó que la iniciativa ha permitido visualizar casos como el de Fernández, que atribuyó, entre otras causas, a la "deficiencia del Estado, sin presupuesto ni modernización, y la poca importancia que se ha dado al Registro Civil durante muchísimos años".

"De 870.000 ciudadanos indocumentados que teníamos ubicados en distintos lugares del país hemos bajado a 580.000 los que jurídicamente no existen para el Estado paraguayo", señaló el funcionario.

Mojoli comentó que el programa también ha servido para desvelar una doble inscripción en alejadas poblaciones fronterizas, donde las personas inscriben también a sus hijos en el lado argentino o brasileño, según sea el caso, debido a los beneficios sociales que hay en esos países.

La doble inscripción se produce también en el lado boliviano de la frontera "porque este país en este momento tiene un servicio de seguridad social en el que el ciudadano de frontera tiene múltiples beneficios, inclusive un subsidio social", refirió.