El Gobierno de Níger ha prohibido viajar a Saadi Gadafi, hijo del depuesto líder libio Muamar al Gadafi y quien llegó a ese país el pasado fin de semana, y además está tomando medidas para intentar reforzar el control de su frontera con Libia, dijo hoy el Departamento de Estado de EE.UU.

"Hemos recibido la confirmación del Gobierno de Níger de que a Saadi Gadafi se le prohibirá viajar", explicó el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en su rueda de prensa diaria.

Según Toner, esa decisión es en cumplimiento de la prohibición de viaje recogida en la resolución 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Aunque en las últimas horas se divulgaron informaciones relativas al posible arresto de Saadi, quien está en Niamey, la capital de Níger, las autoridades lo han desmentido, al asegurar que se encuentra, como los demás responsables del antiguo régimen de Trípoli, bajo "la vigilancia y la protección" del Estado nigerino.

"El Gobierno ha indicado claramente que Saadi Gadafi y los cuatro generales que han entrado en Níger no están incluidos en el mandato de búsqueda emitido por la Interpol", comentó a Efe un alto responsable del Ministerio de Justicia nigerino.

Toner también señaló hoy en Washington que el Gobierno de Níger ha asegurado igualmente a EE.UU. que continuará dando los pasos necesarios para "intentar reforzar la seguridad de su frontera" con Libia.

"Esperamos que Níger coopere con el Consejo Nacional de Transición (CNT) libio en llevar ante la justicia a todo sospechoso de haber cometido crímenes o abusos contra los derechos humanos en Libia", enfatizó Toner.