El presidente de Venezuela Hugo Chávez, uno de los principales defensores del líder libio Moamar Gadafi, afirmó el miércoles por la noche que durante la Asamblea General de las Naciones Unidas se debatirá acaloradamente "el tema libio, la guerra, el genocidio en Libia".

Las declaraciones del mandatario venezolano fueron difundidas horas después de que los países del grupo latinoamericano ALBA comunicaron al nuevo presidente de la Asamblea General de la ONU su oposición a entregar la banca de Libia a los rebeldes que derrocaron a Gadafi.

Chávez indicó por su parte que preveía una discusión acalorada en el seno de la Asamblea General de la ONU por el tema de Libia.

Previamente, el embajador venezolano Jorge Valero había dicho en una carta al presidente de la asamblea, Nassir Abdulaziz Al-Nasser que los cancilleres de ALBA consideran que la banca de Libia en la ONU no debe ser ocupada por "una autoridad transicional ilegítima impuesta por la intervención extranjera".

Por el contrario, dijeron, nadie debe ocupar la banca hasta tanto "se instale un gobierno legítimo" que "refleje la libre y soberana voluntad del pueblo libio".

El asiento de Libia todavía pertenece al gobierno de Gadafi. Los diplomáticos opositores que renegaron hace meses del caudillo y tienen lazos estrechos con el Consejo Nacional de Transición de los ex rebeldes siguen ocupando las oficinas de la misión libia a la ONU.

La carta del grupo regional incrementa la probabilidad de que el asunto requiera una votación formal, más que un simple consenso, cuando la Asamblea General tome una decisión sobre el asunto en los próximos días.

El consejo de los ex rebeldes ha sido reconocido por varios países, incluidos últimamente Rusia y China.

Pero el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez mantiene su apoyo a Gadafi.

Los cancilleres de otros países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América — Nicaragua, Cuba, Ecuador, Bolivia, Dominica, San Vincente y Granadinas y Antigua y Barbuda — se reunieron recientemente en Caracas para discutir la situación de Libia.