La portavoz palestina, Hanan Ashraui, destacó hoy que España ha adoptado una postura de "auténtico coraje e integridad" respecto a su intención de pedir el reconocimiento como Estado en la ONU la próxima semana ante lo que consideran el "absoluto fracaso" de casi veinte años de proceso de paz.

A escasos días de que el presidente palestino, Mahmud Abás, presente esa petición al Consejo de Seguridad el 22 de septiembre, Ashraui estimó que frente a las "intensas presiones y chantajes" de Israel y Estados Unidos para no secundarla, España "ha actuado basándose en principios y valores en lugar de hacerlo en función de los intereses de otros".

"Es muy satisfactorio ver a personas en política que no ponen los intereses espurios por encima de los principios", destacó Ashraui en una entrevista con Efe en la que calificó al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, de "un hombre con coraje y voluntad".

A su juicio, los EEUU han estado "muy, muy activos" para intentar impedir que los palestinos acudan a la ONU, lo que "ha dañado su posición y credibilidad no sólo en los países árabes sino en todo el mundo".

"España ha mostrado una auténtica postura de coraje e integridad, no sujeta a las presiones y chantajes a los que sucumben países más ricos y grandes", recalcó Ahsraui, quien confió en que la actitud española anime a otros Estados europeos a "mostrar la misma entereza y voluntad política en defensa de sus principios".

Ashraui, una de las principales dirigentes palestinas que viajará con Abás a Nueva York para presentar la petición en la ONU, explicó que la decisión de acudir a la organización internacional pretende "rectificar la situación creada por un proceso que ha ido en detrimento de la paz".

"Las negociaciones durante dos décadas han permitido a Israel, que ha actuado ilegalmente con total impunidad con la cobertura de EEUU, construir más asentamientos, también en Jerusalén Oriental, y destruir en la práctica la solución de dos Estados", afirmó.

La representante palestina consideró que Estados Unidos ha mantenido durante todos estos años "el monopolio sobre el proceso de paz" sin permitir participar a ningún miembro de la comunidad internacional, incluido el Cuarteto (en el que participan también la Unión Europea, la ONU y Rusia) y que, a su juicio, "ha sido marginado".

Es por ello, señaló, que ahora acuden a la organización multilateral "para acabar con ese monopolio, proclamando que es la responsabilidad de la comunidad internacional que se aplique la ley a Palestina, que se apliquen las convenciones en derechos humanos y políticos".

En su opinión, el recurso a la ONU "ayudará a defender" su derecho a la autodeterminación, así como la consideración del territorio palestino como "territorio ocupado" y a Jerusalén Este "como parte de él".

"Se trata de un derecho y no de un territorio disputado que Israel puede anexionarse y robar, tal como pretende con su política de asentamientos y hechos consumados", subrayó.

Ashraui dijo que han recalcado a Washington que para que las negociaciones conduzcan a algún lugar deben tener términos de referencia claros, incluir el cese de los asentamientos y tener una fecha tope.

"Pero si ellos son reacios o incapaces de hacer que Israel respete la ley internacional o de fijar un límite en el tiempo, entonces, ¿de qué vamos a hablar", se preguntó.

Respecto a la amenaza de que el Congreso estadounidense pueda suspender la ayuda a los palestinos si éstos acuden a la ONU, Ashraui expresó que "hay un límite en la presión y el chantaje que puedes ejercer sobre la gente, especialmente cuando les pides renunciar a su libertad, su dignidad y sus derechos".

"Nosotros no los vendemos por unos pocos cientos de millones de dólares", dijo y consideró que es "un poco tarde para que EEUU intente doblegarnos".

En cuanto a la postura europea, la dirigente palestina lamentó que algunos países como Alemania y Holanda "se hayan manifestado ya en contra" de apoyar a los palestinos "sin siquiera debatirlo con nosotros".

Por ello, instó a la UE a "ser coherente con sus políticas" y sus declaraciones sobre una solución de dos Estados basada en las fronteras anteriores a 1967 con Jerusalén como capital compartida.

Asraui lamentó que varios dirigentes de Hamás, que gobierna en Gaza, hayan rechazado respaldar el recurso a la ONU, aunque aseguró que "la gente en la franja lo apoya e incluso muchos militantes del movimiento, como se está demostrando estos días".

Y destacó que la decisión de acudir a Naciones Unidas da inicio a un "nuevo proceso" que permitirá a los palestinos utilizar las instituciones de la organización internacional a las que tengan acceso y "continuar su camino pacífico".

"No vamos a declarar la guerra a nadie, a menos por supuesto que todos decidan destruirnos", concluyó.

Por Javier García.