Individuos armados no identificados asesinaron a 22 peregrinos chiís al oeste de Irak, cuando viajaban hacia un santuario en Siria, informaron fuentes oficiales iraquíes.

Los peregrinos habían salido en autobús de la ciudad iraquí de Kerbala y fueron parados en un control establecido por los presuntos asesinos cuando circulaban por una remota zona desértica en la provincia occidental de Ambar.

Según unas fuentes policiales 30 peregrinos incluidas ocho mujeres viajaban en dos autobuses, y al llegar al puesto de control los 22 varones fueron asesinados.

Otras fuentes también oficiales afirmaron que los presuntos asesinos ordenaron a las mujeres bajar del autobús y a los hombres los condujeron a otro lugar en el que dispararon contra ellos.

El ministerio de interior elevó a 20 el número de muertos.

Este ataque contra los peregrinos es el último en una larga serie de atentados contra la comunidad chií de Irak, que se ha cobrado cientos de vidas en los últimos meses.