El índice de pobreza de Estados Unidos aumentó en 2010 por cuarto año consecutivo y llegó a un 15,1% de la población, lo que significa que 46,2 millones de personas viven con menos de 1.000 dólares al mes, la mayor cifra de pobres desde 1959.

De acuerdo con estos datos, extraídos del informe "Ingreso, pobreza y cobertura de seguro médico en los Estados Unidos: 2010", que fue divulgado hoy por la Oficina del Censo, uno de cada seis estadounidenses vive por debajo del umbral de pobreza.

El aumento de 2010 es el cuarto anual consecutivo, el índice resultante es el más alto desde 1993 y la cifra total de pobres es la más grande desde que las estimaciones de pobreza comenzaron a publicarse hace 52 años en EE.UU., la nación más rica de la tierra.

En 2009, había en Estados Unidos 43,6 millones de personas en situación de pobreza, lo que suponía un 14,3% de la población total.

El informe señala que el ingreso anual de los hogares de clase media declinó un 2,3 % en 2010 respecto a 2009, al pasar de 50.598 dólares a 49.445 dólares, lo que ahonda la pérdida de poder adquisitivo de los estadounidenses y reafirma la lentitud de la recuperación económica.

Los datos revelados hoy también mostraron cómo la brecha entre el grupo de los que reciben más ingresos frente al de los que reciben menos ha seguido ampliándose.

El 10 % que recibe menos ingresos vio disminuir su renta en un 12,1 %; mientras que el 10 % de los que ingresa más solo vio reducirse su renta un 1,5%.

La raza también aparece como un factor destacado en la diferente situación económica, con blancos y asiáticos a la cabeza de los ingresos y negros e hispanos en la cola, aunque todos estos grupos registraron una disminución en su renta.

Los hispanos en situación de pobreza aumentaron de 12,3 millones en 2009 (25,3 %) a 13,2 millones en 2010 (26,6 %), y los negros pasaron de 9,9 millones (25,8 %) a 10,6 millones (27,4 %), respectivamente.

Sus ingresos también registraron un notable descenso, de 2,3 % en el caso de los hispanos (37.759 dólares) y de 3,2 % en el caso de los negros (32.068 dólares).

La población blanca no hispana vio mermar también sus rentas en un 1,3 %, pero sobre una base mucho mayor: de 55.360 dólares en 2009 a 54.620 dólares en 2010.

Por familias, la situación también ha empeorado, con un 11,7 % del total y 9,2 millones en 2010 en la pobreza, comparado con el 11,1 % y los 8,8 millones de 2009.

En lo que se refiere a la distribución geográfica, el sur de Estados Unidos concentró el aumento en los datos de pobreza, al pasar de 17,6 millones a 19,1 millones de personas en esa situación.

El sur registró un índice de pobreza del 16,9 %, superior al del promedio del país, al igual que la zona oeste (15,3 %), mientras el noreste y el medio-oeste están por debajo (12,8 % y 13,9 %).

Durante la presentación del reporte, Robert Groves, director de la Oficina del Censo, resaltó la importancia de los datos, ya que según dijo muestran "cómo las cambiantes condiciones económicas han impactado en las familias estadounidenses".

La Oficina de Presupuesto y Gestión de EE.UU. situó este año los ingresos que definen el umbral de pobreza, actualizados por la inflación anual, en 22.314 dólares para una familia de cuatro miembros y en 11.139 dólares para una persona sola, lo que significa recibir menos de 1.000 dólares al mes.

En lo que respecta a las personas sin cobertura médica, la cifra se mantuvo en los niveles del periodo anterior: un 16,3 % del total de la población de 310 millones de habitantes, aunque la cifra ascendió de 49 millones en 2009 a 49,9 millones en 2010.

Desde 2007, un año antes de la reciente recesión económica, la media de ingreso real de los hogares ha declinado un 6,4 % y la tasa de pobreza ha aumentado un 2,6%.