Volkswagen emitió un aviso de revisión para más de 30.000 sedanes Jetta de modelos 2011 y 2012 debido a que los tubos de escape podrían ser demasiado largos y causar quemaduras a las personas.

La Agencia Nacional para Seguridad en el Transporte informó en su sitio en internet que las boquillas de acero inoxidable de los tubos de escape instaladas en los puertos de entrada y en las agencias distribuidoras pueden extenderse más allá de la longitud de los tubos instalados de fábrica.

Si los extremos están calientes, la gente puede sufrir quemaduras en las piernas.

Documentos publicados en el sitio web dicen que Volkswagen recibió quejas por quemaduras en julio y comenzó a investigar. Volkswagen dijo el lunes que menos de 10 personas se han quejado de quemaduras, pero un número específico no estaba disponible.

Los distribuidores inspeccionarán los autos para ver si las boquillas son demasiado largas y las remplazan sin cargo.