Tropas del Ejército colombiano detuvieron hoy, en el sur del país, a un jefe de las FARC a quien se le atribuye el asesinato de nueve infantes de marina y sobre el que pesa una condena de 38 años de cárcel por el secuestro de un político, informaron fuentes castrenses.

El comandante de la Fuerza de Tarea Omega, general Javier Alberto Flores, indicó a periodistas que alias "Víctor" fue detenido en el caserío Laureles, en el departamento del Caquetá.

Detalló que en la operación contra el campamento de Gustavo Gómez Urrea, también conocido con los alias de "Jercho" o "Barbas", fue el resultado de una operación conjunta de la Policía, la Fuerza de Tarea Omega y la Fuerza Aérea que asaltaron el campamento del guerrillero en la madrugada de este domingo.

Según las autoridades "Víctor" era actualmente el jefe de finanzas del Bloque 15 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), del que su hermano, José Ventura Gómez Urrea, alias "Wílmer", es su principal cabecilla.

"Era el responsable de mover todo el narcotráfico en el sur y oriente de este departamento (del Caquetá)", indicó el general Flores quien agregó que el detenido "vivía con los lujos de un narco".

Por su lado, el comandante de la Policía del Caquetá, coronel Carlos Alberto Vargas, detallo que alias "Víctor" "estaba en un rancho escondido entre la selva".

Añadió que en su poder se encontraron armas de fuego, teléfonos móviles, al igual que un ordenador y memorias extraíbles.

Según las autoridades colombianas, Gómez Urrea es el responsable del asesinato de nueve infantes de la marina colombiana en una acción perpetrada por las FARC contra la inspección de Puerto Tejada de Solano (Caquetá).

En esa ocasión los rebeldes secuestraron a otro infante y uno más quedó gravemente herido.

También está vinculado con el secuestro y posterior asesinato del entonces congresista por Caquetá, Rodrigo Turbay Cote, ocurrido el 16 de junio de 1996, cuando fue secuestrado por el Bloque Sur de las FARC mientras hacía campaña para su reelección.