Un dirigente religioso antiestadounidense de Irak instó a sus seguidores a suspender sus ataques contra soldados de Estados Unidos en ese país de modo que la retirada de tropas no se demore.

El llamado del clérigo chií Muqtada al-Sadr busca aumentar la presión sobre los líderes políticos iraquíes que analizan pedir que algunas fuerzas militares estadounidenses se queden en el país.

En un comunicado publicado en su sitio de internet, al-Sadr pidió a sus combatientes que suspendan sus ataques contra fuerzas de Estados Unidos hasta que termine su retirada para finales de año según un acuerdo de seguridad entre los gobiernos de Washington y Bagdad.

"Lejos de mi deseo de completar la independencia de Irak y concluir la retirada de las fuerzas de ocupación de nuestras tierras sagradas, estoy obligado a suspender los operativos militares de la resistencia honesta iraquí hasta que la retirada de las fuerzas de ocupación termine", agregó al-Sadr en su comunicado publicado el sábado.

El legislador del partido de al-Sadr, Mushraq Naji, confirmó el domingo lo expresado por el líder religioso.

Sin embargo, al-Sadr advirtió que "si la retirada no se materializa... entonces los operativos militares continuarán en una forma nueva y más dura", agregó.

El comunicado se emite luego que surgiera un anuncio por parte de funcionarios estadounidenses en Bagdad en el que dieron a conocer que el proceso de retiro había comenzado.

En la actualidad hay 45.000 soldados estadounidenses desplegados en Irak.