En los días que siguieron al ataque del 11/sep toda la ciudad de Nueva York pareció haber sido transformada en un santuario dedicado a los muertos. El público dejó montones de flores en los cuarteles de bomberos. Fue encendida multitud de cirios y colgadas fotos de los desaparecidos.

Ahora, hay por lo menos un monumento permanente en honor de las víctimas.

Dennis Baxter lo vio el domingo por primera vez, junto con centenares de personas que perdieron familiares en el 11/sep. Su hermano, Joseph, murió en la torre sur del Centro de Comercio Mundial. Baxter descubrió su nombre en un panel de bronce asido al muro que rodea la gran fuente y el estanque en el que otrora se levantó la torre.

"Fue una auténtica inspiración para mi venir tras todos estos años y ver finalmente su nombre", dijo Baxter, de 65 años. "Lo toqué. ... No sabía qué hacer. Fue algo realmente emocionante".

La plaza, rodeada de árboles y levantada en la zona cero fue accesible el domingo por primera vez para los familiares de las víctimas, en el décimo aniversario de los ataques. Un constante reguero de personas comenzó a acercarse al parapeto de mármol negro que rodea las piscinas, en busca de los nombres de sus seres queridos.

Muchos dejaron flores, otros colgaron banderitas entre los resquicios del muro creados por cada letra y otros copiaron los nombres pasando un lápiz repetidamente sobre un trozo de papel que cubría la inscripción. Finalmente, hubo algunos que, presa de la emoción, lloraron desconsoladamente. El monumento incluye los nombres de 2.977 personas que murieron el 11/sep en Nueva York, en el Pentágono y Pensilvania, así como los de las 6 personas asesinadas en el atentado de 1993 contra el centro.

El lunes, la plaza será abierta al público pero el domingo fue reservada exclusivamente para los familiares.

Empero, las obras en el monumento continúan. Una sección subterránea y un museo no serán inaugurado hasta el próximo año. Menos de la mitad de los 420 robles que adornarán a la postre la plaza están aún por plantar.

Empero, para muchos familiares ver los nombres de sus seres queridos fue suficiente.

La ciudad recordó el 11/sep nuevamente el domingo con ceremonias que comenzaron a la madrugada en el extremo meridional de Manhattan, y continuaban hasta bien entrado el atardecer, cuando serán encendidos dos focos de luz verticales en el lugar ocupado otrora por el Centro de Comercio Mundial.

Mientras dos presidentes y familiares de las víctimas se congregaron en la zona cero, los bomberos de Nueva York recorrieron caso 10 kilómetros (6 millas) por el Riverside Park para conmemorar el momento en que se derrumbaron las torres, y leyeron los nombres de los 343 bomberos que perecieron.

Posteriormente, bomberos de todos los rincones de Estados Unidos, junto con 42 procedentes de Francia asistieron a un acto en el Museo de los Bomberos de Nueva York, donde fueron mostrados el casco y el chaquetón del capellán Mychal Judge cuando fue fatalmente herido en la entrada de la torre norte.

Todos los lugares de culto en la ciudad oficiaron servicios de plegarias por los muertos.

El cardenal Edward Egan dijo durante un servicio religioso que aunque "la maldad tuvo su momento de triunfo" en los ataques, la ciudad respondió con "obras de heroísmo y total desinterés".

"Hombres y mujeres como nosotros dieron muestras de amar al prójimo mucho más allá de lo que habríamos esperado ninguno de nosotros".

Los familiares de los empleados de la firma Cantor Fitzgerald, que perdió 658 trabajadores en los ataques, realizaron el domingo por la tarde su homenaje anual. Otro servicio fue realizado por las víctimas que trabajaban para la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

En el Battery Park, miles de banderitas fueron colocadas en honor de las víctimas. Casi 3.000 sillas vacías fueron emplazadas en el Bryant Park, mientras que los voluntarios de un proyecto artístico utilizaron máquinas de escribir para transcribir lo que a los visitantes les gustaría que recordara el mundo del 11/sep.

Y el domingo por la noche, poderosos reflectores intentarán reproducir la silueta de las torres, en un espectáculo anual conocido como Tributo de las Luces.

Follow us on twitter.com/foxnewslatino
Like us at facebook.com/foxnewslatino