El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, aseguró que el Gobierno de Estados Unidos usó como "pretexto" los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001, de los cuales se conmemoran 10 años hoy, para invadir países.

Linera lamentó las muertes de miles de ciudadanos estadounidenses "que fueron objeto de un ataque vil e injustificado", pero criticó que esa "tragedia" fuera utilizada como "pretexto para una terrible oleada de neocolonialismo militar de Estados Unidos en el resto del mundo".

"Hay que diferenciar dos cosas: el acompañamiento y nuestra solidaridad con los familiares de los muertos, denunciar el acto injusto, criminal, terrorista contra el pueblo estadounidense, pero a la vez también denunciar el pretexto y la política de agresión militar y neocolonial de EE.UU. contra los pueblos del mundo", dijo.

Agregó que Washington invadió países como Irak y Afganistán, destruyó sus economías y sistemas políticos y se apropió de sus recursos naturales "sin sustento alguno" tras los ataques del 11-S.

Bolivia y Estados Unidos marcaron distancia desde que Evo Morales, que se declara antiimperialista y hace constantes críticas a las políticas de Washington, asumió la presidencia del país andino por primera vez en 2006.

Las relaciones bilaterales están reducidas al nivel de encargados de negocios desde la crisis de septiembre de 2008, cuando ambos países expulsaron a sus respectivos embajadores.