El presidente de México, Felipe Calderón, sostuvo hoy un encuentro privado con el dalái lama, líder espiritual de los tibetanos en el exilio, en el que reiteró el apego de su Gobierno "al principio de una sola China".

En la reunión, celebrada en la residencia oficial de Los Pinos en el marco del primer día de visita del dirigente espiritual a México, Calderón y el dalái lama conversaron sobre "la importancia de promover valores éticos en las sociedades contemporáneas", señaló un comunicado de la Presidencia.

Calderón "expresó al líder religioso que comparte con él los valores de la tolerancia, la solidaridad, el respeto a la persona humana y la paz".

Además, reiteró "el apego del Gobierno de México al principio de una sola China y el reconocimiento de la plena soberanía de la República Popular China sobre la Región Autónoma del Tíbet", indica el escueto comunicado.

Tenzin Gyatso, que ocupa el decimocuarto lugar en la histórica estirpe de los dalái, cedió el poder político a Lobsang Sangay, quien en agosto pasado asumió las riendas del Gobierno tibetano en el exilio en la localidad norteña india de Dharamsala.

Dicho Gobierno no está reconocido formalmente por ningún país del mundo y carece de autoridad sobre Tíbet, pero el hecho de que tenga su sede en la India es uno de los mayores contenciosos entre ese país y China, donde está el territorio.

El dalái lama, de 76 años, se ha visto en los últimos años aquejado de problemas de salud, lo que le ha obligado a relajar su agenda oficial, aunque aún son habituales sus viajes al extranjero, reuniones con mandatarios y seminarios de filosofía budista.

Después de las visitas que realizó en 1989 y 2004, esta es la tercera a México, aunque esta vez incluyó la norteña ciudad de Monterrey, donde el dirigente espiritual pronunció un discurso ante unas cinco mil personas en el marco del Tercer Encuentro Mundial de Valores.

Desde Monterrey, capital de Nuevo León, se desplazó a Ciudad de México, donde esta tarde sostuvo el encuentro con Calderón, quien estuvo acompañado por su esposa Margarita Zavala.

El sábado el Nobel de la Paz 1989 inaugurará la exposición "Tíbet, recuerdos de la patria perdida" en el Museo de Memoria y Tolerancia y a continuación participará en el evento "Consejos de un amigo espiritual" en el teatro Metropólitan.

La mañana del domingo se dirigirá a unas 30.000 personas en el Estadio Azul, de la capital mexicana, y en la tarde tendrá un evento privado con 1.200 maestros con quienes compartirá su filosofía educativa.