El ministro de Educación chileno, Felipe Bulnes, señaló hoy que espera "con la mejor voluntad" la contrapropuesta de los estudiantes al cronograma de trabajo propuesto por el Gobierno con el fin de destrabar el conflicto estudiantil que se prolonga por más tres meses.

El titular de Educación, que se mostró dispuesto "a seguir dialogando", realizó estas declaraciones después de que en la noche de este jueves los dirigentes estudiantiles, que demandan una educación pública y de calidad, rechazaran el calendario y las mesas de diálogo acordadas el lunes con el Gobierno.

"Ellos han comunicado a través de los medios que van a presentar una contrapropuesta. La vamos a mirar con la mejor voluntad, con el mejor interés y siempre pensando que nuestra voluntad es sentarnos con ellos a trabajar rápidamente en soluciones, porque los tiempos están pasando", dijo hoy Bulnes en declaraciones a la prensa.

Los ejes de las mesas de diálogo, acordadas con el Gobierno el pasado lunes, eran la financiación estudiantil e institucional, el fortalecimiento de la educación pública y los cambios constitucionales.

Pero antes de conformar esas mesas, los estudiantes debían someter la propuesta del Gobierno a consulta de las bases, que ayer decidieron rechazarla porque, afirmaron, las mesas de diálogo deben girar en torno a temas "trascendentales" como el lucro y la calidad de la enseñanza.

Universitarios y secundarios están en huelga desde mediados de mayo para exigir que el Gobierno central vuelva a administrar la educación primaria y secundaria, que se prohíba a las instituciones privadas lucrarse con la educación y que se garantice en la Constitución el derecho a una educación pública y de calidad.

Además, los dirigentes estudiantiles también exigieron la "congelación" de todos los proyectos de ley relacionados con la educación que el Gobierno tramita en el Parlamento, como garantía para sentarse a discutir.

En este sentido, Bulnes se mostró en desacuerdo con la paralización de los dos proyectos de ley en tramitación ya que, aseveró, eso sería "dejar cautivos" de la mesa de diálogo a quienes podrían beneficiarse de la refinanciación de las deudas y de la rebaja de tipos de interés en los créditos universitarios.

"Nosotros estamos disponibles producto de las mesas de diálogo a introducir mejoras a los proyectos. Estos son proyectos que van a la solución directa de situaciones puntuales de personas que están endeudadas y, por tanto, no vemos como pueden perjudicar una mesa de diálogo, sino todo lo contrario", subrayó el ministro.

El titular de Educación insistió en la "permanente" disponibilidad del Gobierno para conversar, y subrayó que si los estudiantes se ponen de acuerdo entre ellos "y superan los distintos puntos de vista para sentarse a conversar", el Gobierno estará "disponible" para concretar los acuerdos.

"Llevamos demasiado tiempo de movilizaciones. Es claro que no vamos a encontrar las soluciones y las respuestas a través de las movilizaciones, sino conversando, dialogando y construyendo propuestas en conjunto, que es todo lo que queremos como Gobierno", explicó Bulnes.

El ministro de Educación abogó por un "trabajo conjunto" y pidió que "no primen las voces más intransigentes" del movimiento estudiantil, que a su juicio "están por planificar nuevas movilizaciones más que por construir soluciones".