La Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y la evangélica Cristusträger Bruderschaft confirmaron hoy la muerte en Afganistán de dos de sus trabajadores desaparecidos hace tres semanas y cuyos cadáveres fueron hallados este lunes.

Ambas organizaciones humanitarias comunicaron la muerte de los dos hombres de 59 y 69 años de edad, que desaparecieron cuando hacían una excursión en las montañas de la provincia de Parwan, al norte de Kabul, y cuyos cuerpos fueron hallados en el interior de sacos.

El titular alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, había anunciado ya anoche que los cadáveres encontrados por las fuerzas de seguridad afganas eran "con casi absoluta seguridad" los de los dos alemanes desaparecidos.

Las autoridades provinciales afganas comunicaron que ambos hombres había sido probablemente asaltadas por una tribu nómada que les asesinó para robarles.