El máximo responsable de la Justicia militar de Egipto, Adel al Mursi, anunció hoy la suspensión de los juicios militares a civiles después de que se ponga fin al Estado de Emergencia en el país, vigente desde 1981.

En declaraciones recogidas por el periódico estatal "Al Ahram", Al Mursi explicó que, una vez derogada la ley de emergencia, se eliminará un punto de la actual ley de sanciones que permite remitir a los acusados civiles al Tribunal Militar para que sean juzgados.

No obstante, matizó el jefe de dicha instancia judicial, está previsto que se mantenga la posibilidad de que el presidente del país envíe a la justicia militar a aquellas personas que cometan crímenes en contra de la seguridad del Estado dentro y fuera de Egipto.

Los juicios militares a civiles y la Ley de Emergencia en vigor son objeto de fuertes críticas en Egipto, donde la Revolución del 25 de Enero, que terminó con el régimen del presidente Hosni Mubarak, reclamó sin éxito que fueran eliminados.

Los grupos de derechos humanos critican que unas 12.000 personas han sido juzgadas por el fuero militar desde que la junta militar tomase el poder en febrero pasado, tras la renuncia de Mubarak.

Por el momento, el gobierno provisional se ha comprometido a derogar la Ley de Emergencia antes de la celebración de los comicios parlamentarios, cuya fecha aún no está fijada.

Esta ley fue impuesta tras el asesinato del presidente egipcio, Anuar al Sadat, el 6 de octubre de 1981, durante una parada militar con ocasión de un nuevo aniversario de la guerra árabe-israelí de 1973.

Hosni Mubarak mantuvo esa norma para suspender las libertades de prensa y asociación, ampliar los poderes de los órganos de seguridad y anular los derechos civiles y políticos con la excusa de la lucha contra el terrorismo.