Al menos 21 personas murieron este viernes en la represión por parte de las fuerzas de seguridad de las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, informó hoy la Organización Siria de Derechos Humanos (OSDH).

Según esta organización no gubernamental, nueve de las víctimas murieron en la provincia de Rif Damasco, junto a la capital siria; mientras que otras nueve perdieron la vida en la zona de Homs (centro), y otros tres civiles en la ciudad de Deir al Zur, ubicada en el noreste del país.

La misma organización pro derechos humanos denunció que las fuerzas del régimen lanzaron anoche una campaña de detenciones de activistas en la localidad de Al Bab, situada en Homs.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra su régimen, que se han cobrado las vidas de 2.006 civiles y de 471 soldados y efectivos de las fuerzas de seguridad, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.