El presidente de Chile, Sebastián Piñera, concretó hoy en La Moneda (sede de Gobierno) su anunciada reunión con los dirigentes estudiantiles que desde el pasado mayo han encabezado manifestaciones masivas demandando una mejor educación.

La reunión, que comenzó pasadas las 10.00 hora local (13.00 GMT), incluye además a representes de los rectores universitarios y del Colegio de Profesores.

"Venimos con la mejor disposición, la mejor voluntad, el sincero ánimo de tratar de encontrarnos en los múltiples puntos de coincidencia que tenemos", afirmó a su llegada a la sede gubernamental el ministro chileno de Educación, Felipe Bulnes.

"(Venimos) siempre pensando en lo mejor, que hoy día empecemos a encontrar los caminos de solución", añadió Bulnes, que declinó entrar en detalles respecto del contenido del diálogo.

En tanto, el portavoz del Gobierno, Andrés Chadwick, destacó la importancia de resolver la crisis, al indicar que la reunión se mantuvo en agenda a pesar del accidente sufrido por un avión de la Fuerza Aérea, que se estrelló en el archipiélago Juan Fernández con 21 personas a bordo.

"A pesar del dolor que nos aqueja como país por la catástrofe de Juan Fernández, seguimos igualmente adelante con esta reunión, pero con mucha esperanza. Queremos llegar a una solución y en eso, el presidente está muy comprometido", sostuvo Chadwick.

Matizó, sin embargo, que "de la noche a la mañana, y en un solo día no podemos alcanzar todo", y sostuvo que el deseo de las autoridades para hoy es "exponer de qué forma y por qué camino se puede avanzar".

Antes del inicio de la reunión, el presidente de los estudiantes de la Universidad de Santiago, Camilo Ballesteros, dijo a Radio Cooperativa que esta reunión será "un barómetro".

"Vamos a tener una proyección y visión que permita ver si existe una real voluntad por parte del Ejecutivo", afirmó el dirigente, para quien el inicio del diálogo "no garantiza que haya un término del conflicto".

"Esperamos que respondan a nuestros 12 puntos", dijo por su parte Camila Vallejo, presidenta de los estudiantes de la Universidad de Chile y líder emblemática del movimiento estudiantil, en alusión a un documento con sus demandas que los universitarios entregaron en La Moneda a comienzos de la semana pasada.

Básicamente, los estudiantes demandan una educación pública de calidad y gratuita, con prohibición de lucrar con fondos del Estado en la enseñanza particular, punto que marca las mayores discrepancias con el Gobierno, que defiende la legitimidad de obtener beneficios en la educación.

En los alrededores de La Moneda se manifestaron miembros de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), organización que fue excluida por el Gobierno de la reunión.

El viernes, la ACES convocó a una marcha de protesta por la exclusión, que fue disuelta por la Policía con un balance de 22 detenidos.