Un periodista de la Agencia Nacional de Noticias de Malasia (BERNAMA) murió este viernes y otro resultó herido durante un tiroteo ocurrido en Mogadiscio, en el que participaron soldados de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), confirmó hoy el Gobierno Federal de Transición somalí.

El fallecido es Noramfaizul Mohd Nor, de 39 años, y trabajaba como cámara de televisión para BERNAMA, mientras que su colega, el reportero Aji Saregar Mazlan, de la cadena malaya TV3, fue herido.

Testigos presenciales aseguraron que las tropas de AMISOM dispararon contra el vehículo en el que viajaban los periodistas, después de confundirlo aparentemente con un automóvil sospechoso.

Los dos periodistas acompañaban a médicos y miembros de una organización de caridad malaya que están en Mogadiscio ayudando a las víctimas de la hambruna que afecta a cinco regiones del sur de Somalia.

El Gobierno Federal de Transición confirmó la muerte del cámara, pero no se pronunció sobre el motivo del fallecimiento.

La radio estatal informó de que el presidente de Somalia, Sharif Sheikh Ahmed, telefoneó al Gobierno de Malasia para enviar sus condolencias por la pérdida del periodista.

Por su parte, el portavoz de AMISOM, Paddy Ankunda, en la capital somalí se limitó a decir que se está investigando el incidente.

El Sindicato Nacional de Periodistas Somalíes (NUSOJ) condenó el suceso e instó al Ejecutivo de Transición y a AMISOM a "investigar el tiroteo inmediatamente y a llevar a los culpables ante la Justicia".

Somalia es unos de los países más peligrosos para los periodistas y los empleados de organizaciones humanitarias.

AMISOM tiene desplegados 9.000 soldados en el país que, junto a las tropas del Gobierno Federal de Transición, luchan contra los combatientes del grupo radical islámico Al Shabab, vinculado a la red Al Qaeda y que busca imponer un Estado musulmán en Somalia.

Aunque Al Shabab anunció su retirada de la capital somalí el pasado agosto tras varios años de guerra abierta, todavía quedan focos de resistencia en la ciudad.

Somalia vive una permanente guerra civil y carece de un Gobierno efectivo desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país en manos de señores de la guerra tribales, milicias islámicas y bandas de delincuentes armados.