Las autoridades libias han detenido a una persona por su supuesta vinculación con el asesinato del jefe del Estado Mayor de las fuerzas rebeldes libias, Abdel Fatah Yunis, a finales de julio pasado, anunció hoy el Consejo Nacional Transitorio (CNT).

El presidente del CNT, Mustafá Abdulyalil, reveló en una rueda de prensa en Bengasi, capital de los rebeldes, que el detenido ha confesado ante el fiscal, pero se ha negado a ofrecer detalles sobre el crimen.

Además, apuntó que las investigaciones de las fuerzas policiales de los revolucionarios han conseguido identificar al resto de sospechosos que participaron en el asesinato.

"Se trata de un hecho individual que no tiene relación con organizaciones políticas o con una agenda política", destacó el presidente de la máxima autoridad de los rebeldes.

El pasado 28 de julio, el CNT anunció la muerte de Yunis, dado por desaparecido la noche anterior, a manos de hombres armados.

Yunis, considerado el segundo hombre del régimen del coronel Muamar el Gadafi, se pasó al bando rebelde el 22 de febrero e inmediatamente tomó el mando de las maltrechas fuerzas armadas de los revolucionarios.

Su muerte estuvo rodeada de numerosos interrogantes como el hecho de que murió después de que el propio CNT lo hubiera convocado para responder por unas "cuestiones militares" o que su asesinato fuera anunciado antes de que su cadáver fuera encontrado.

Esta situación levantó numerosas conjeturas, desde que había sido asesinado por miembros del CNT por seguir supuestamente vinculado al antiguo régimen, hasta que lo mataron miembros de una milicia rebelde independiente de tendencia salafí.