Organizaciones no gubernamentales informaron hoy de la detención de más de 200 uigures, la etnia túrquica de mayoría musulmana que habita el oeste de China, con motivo de la celebración de la Exposición China-Eurasia, que reúne a líderes y empresarios de la región.

Entre los detenidos hay también al menos un activista de etnia china han, informó en un comunicado Defensores Chinos de los Derechos Humanos (CHRD, siglas en inglés), en referencia a Zhang Haitao, que fue arrastrado, golpeado y amenazado por la policía en vísperas del evento, que se celebra en la capital regional, Urumqi, desde el 1 de septiembre.

El portavoz del Congreso Mundial Uigur (WUC, en inglés), Dilxat Raxit, informó a través de su organización de que las autoridades mantienen retenidas a unas 200 personas, y aunque han liberado a algunas de ellas, las han amenazado con una "desaparición forzada".

Esta fuente asegura que el control de las fuerzas armadas se ha incrementado en ciudades de mayoría uigur, como Kashgar, Hotan, Ili y Aksu, así como alrededor de las mezquitas.

Las detenciones se producen tras iniciarse en agosto una campaña militar de dos meses en la belicosa región autónoma china, donde la última ola de violencia por choques entre la etnia local uigur y los colonos chinos ha causado 30 muertos.

La campaña coincide con el segundo aniversario del conflicto étnico que ocasionó por lo menos 197 muertos en Urumqi, después de que los uigures empezaran a atacar a los chinos, y días después se produjera el contraataque de los colonos.

Las autoridades chinas, que se anexionaron definitivamente la región durante la revolución maoísta, acusan a los uigures de ser independentistas aliados con grupos terroristas, aunque no aportan pruebas para ello, mientras que los uigures aseguran que han habitado desde la antigüedad una región rica en recursos naturales.

Las autoridades chinas dijeron ayer que habían frustrado varios planes para sabotear la Exposición China-Eurasia, a la que asisten políticos de la zona como el presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari; la de Kirguizistán, Roza Otunbayeva; y el de Azerbaiyán, Abid Sharifov, así como el vicepresidente chino, Li Keqiang.