La pionera provincia argentina de San Luis (centro) ha empezado a pagar 1.200 dólares a los alumnos que finalizan la educación secundaria sin haber repetido ni suspendido asignaturas, como una medida para reducir la deserción escolar y a la vez brindarles una ayuda económica para su futuro.

A través del programa "Estampillas ahorro para mi futuro", creado por una recientemente aprobada ley provincial, los buenos alumnos completan con estampillas un cartón que una vez finalizado el ciclo escolar pueden canjear en el banco por 1.200 dólares, según explicó a la prensa local el ministro de Hacienda de San Luis, José María Emer.

"No nos importa que piensen que pagamos para que estudien mientras terminen el ciclo y no abandonen", afirmó Emer al diario La Nación.

También pueden obtener esta ayuda económica los alumnos con discapacidades que cursan en centros especiales y los adultos que decidan completar sus estudios.

Esta iniciativa, que fue cuestionada por algunos sindicatos de docentes, contempla una inversión de unos 5 millones de dólares por parte del Ejecutivo provincial encabezado por Alberto Rodríguez Saá, candidato a la presidencia de Argentina en los próximos comicios del 23 de octubre.

Además de estas innovadoras medidas en el ámbito educativo, San Luis lleva adelante un ambicioso plan de inclusión digital pionero en la región.