El Gobierno de Estados Unidos mantendrá la ayuda que brinda a Perú en el combate al narcotráfico y la desarticulación de bandas de falsificación de dólares, afirmó hoy la embajadora de ese país en Lima, Rose M. Likins.

La representante de EE.UU. informó que ha tenido "conversaciones excelentes con el nuevo Gobierno", tras la suspensión temporal de la erradicación de los cultivos de hoja de coca, que ya fue reanudada en la selva central de Perú.

Likins agregó, en declaraciones a Radio Programas del Perú (RPP), que el Gobierno de Ollanta Humala "tiene una visión integral de cómo enfocar los esfuerzos en contra de este problema", en alusión al narcotráfico.

"Obviamente, es un problema compartido de nuestros dos países. Nuestra visión es continuar esta colaboración", dijo la embajadora en referencia al anuncio de Humala de convocar a una cumbre presidencial de los países productores de coca (insumo de la cocaína) y consumidores de droga para buscar una solución conjunta a este flagelo.

Sin embargo, evitó mencionar montos precisos sobre la ayuda de los próximos años en Perú.

La cooperación estadounidense contra el narcotráfico fue de 70 millones de dólares en 2010 en Perú y se estima que continuará en esa cifra, según adelantó Likins hace unos días.

El "zar antidrogas" peruano, Ricardo Soberón, dijo hace unas semanas que la suspensión temporal de la erradicación de cultivos de coca respondía a una necesidad de tiempo para negociar la ayuda que presta anualmente Estados Unidos.

La embajadora añadió que "hay temas muy importantes que debemos tratar y estoy convencida de que vamos a tener éxito dirigiéndonos a estos problemas en conjunto", tras destacar el trabajo de ambos países contra la falsificación de divisas en Perú.

Linkins acompañó hoy al vicesecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Mathew M. Rooney, a una visita de trabajo al ministerio peruano de la Producción.

Tras ese encuentro, Rooney afirmó que el Gobierno de Humala tiene una "base importante" para alcanzar la prosperidad y la inclusión social, remarcada por el gobernante peruano, a raíz de la confianza que inspira la política económica y estabilidad financiera aplicada en la última década en el país.