El Gobierno de EEUU estuvo a punto de cancelar en el último momento la operación en la que murió el exlíder de Al Qaeda Osama Bin Laden a principios de mayo pasado, según un documental que emitirá la próxima semana el canal británico Channel 4.

Bin Laden fue abatido en la ciudad de Abbottabad, a menos de cien kilómetros de la capital de Pakistán, al recibir disparos en la cabeza y en el pecho durante una operación de comandos estadounidenses que asaltaron la residencia en la que se ocultaba.

Hasta entonces, el paradero del líder de Al Qaeda era una gran incógnita para EEUU, que desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 centró su búsqueda en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

El documental de Channel 4 "Shoot to Kill" revela cómo el presidente de EEUU, Barack Obama, consideró interrumpir la operación en el último minuto, después de que algunos funcionarios pusieran en duda que realmente se hubiera dado con el verdadero paradero de Bin Laden.

Según esta versión, un informe revisado de los servicios de inteligencia de EEUU concluyó que había menos del 50 por ciento de probabilidades de que el líder de Al Qaeda se encontrara en el complejo de Abbottabad identificado por el Servicio Central de Información (CIA).

Durante la misma tarde en la que se desarrolló la operación especial, sólo la mitad de los asesores de seguridad de Obama recomendó que el plan se llevara a cabo.

El presidente estadounidense sopesó la decisión durante la noche y decidió, al día siguiente, que valía la pena "arriesgarse", pese a creer que sólo contaban con la mitad de probabilidades de que el líder terrorista se encontrara dentro.

El documental se centra en el debate que se llevó a cabo a última hora en la Casa Blanca sobre la conveniencia de continuar con la misión.

A finales del pasado abril, Obama pidió a analistas del Centro Nacional Contra el Terrorismo (NCTC, en sus siglas en inglés) que no habían estado implicados hasta entonces en esa operación que revisaran las informaciones de los servicios de inteligencia.

Previamente, la CIA había indicado que había entre un 60 y un 70 por ciento de certeza de que Bin Laden viviera en esa mansión, pero el equipo del NCTC sugirió que el porcentaje podía reducirse al 40 por ciento.

Los encargados de revisar el material de inteligencia se mostraron particularmente escépticos debido al número de visitantes que tenía el complejo, entre los que había personas vinculadas a Al Qaeda.

En declaraciones al programa, el asesor del Centro Contra el Terrorismo del presidente estadounidense, John Brennan, dijo que pensaron que "las perspectivas de que estuviera allí eran mayores".

El documental recuerda que hubo un encuentro decisivo el 28 de abril en el que sólo la mitad de los asesores de Obama consideró que debía procederse al ataque.

Tom Donilon, asesor de seguridad nacional, afirmó que el presidente estadounidense "recibió consejos divididos. Algunos de sus asesores más veteranos abogaron en contra, pensaron que era demasiado arriesgado".

No obstante, Obama optó por seguir adelante con la misión: "Pese a que había la mitad de probabilidades de que Bin Laden estuviera allí, pensé que valía la pena arriesgarse".