El Consejo de Seguridad de la ONU se prepara para analizar las ideas iniciales que baraja el secretario general, Ban Ki-moon, para que el organismo internacional tenga presencia en Libia una vez que se afiance en el poder el Consejo Nacional de Transición (CNT) libio.

Ban prevé informar este martes a los quince miembros del máximo órgano internacional de seguridad sobre la situación actual en Libia, en una reunión a puerta cerrada en la que además pondrá sobre la mesa las apuestas que él y sus asesores tienen en mente para cuando el régimen de Muamar el Gadafi quede finiquitado.

Según informaron a Efe fuentes diplomáticas, en el seno del Consejo de Seguridad hay "consenso" para que, una vez se asiente un Gobierno interino, se instale en Libia una oficina de la ONU que analice los problemas que presenta el país en la era "post Gadafi" y ayude a las nuevas autoridades.

Para ello, sin embargo, deben pasar todavía "varias semanas" hasta que las nuevas autoridades expresen formalmente cuál es la asistencia que necesitan, según indicaron las mismas fuentes, que detallaron que la ONU debe estar "preparada para ofrecer toda su ayuda a la reconstrucción y la transición en Libia".

A la espera de que se aclare la situación en Libia y se descubra cuál es el paradero del coronel Gadafi, la ONU trabaja para diseñar su plan de asistencia a las nuevas autoridades con prioridad en materia política, apoyando la puesta en marcha de un proceso electoral y de un sistema transitorio de justicia y Gobierno.

La presencia de "cascos azules" sobre el terreno es algo que todavía se debe estudiar, aunque el secretario general de la ONU sí habló la semana pasada de desplegar "urgentemente" una misión en Libia que asista, entre otras cosas, a las nueva autoridades en materia de seguridad, debido al enorme presencia de armas ligeras en el país, aunque evitó ofrecer detalles concretos de la misma.

"Todos estamos de acuerdo en que se espera que Naciones Unidas juegue un papel esencial de coordinación", dijo Ban el pasado viernes tras hablar con sus socios regionales, con los que reconoció que trató el envío de "grupos entrenados que puedan responder a muchos asuntos urgentes".

Mientras se despeja la situación en el país árabe y también a la espera de la reunión de alto nivel que el Grupo de Contacto sobre Libia celebrará en París, no se espera que este martes el Consejo de Seguridad realice ningún movimiento, aunque en las próximas semanas prevé trabajar en una resolución para poner fin a las operaciones de la OTAN e impulsar la transición a un régimen democrático.