Un tribunal superior de Panamá inició hoy el juicio contra tres exmilitares acusados de delitos de lesa humanidad por la desaparición y homicidio, en 1969, de tres opositores al régimen militar que entonces gobernaba el país.

Los procesados por el Tribunal Superior de la provincia occidental de Chiriquí son Roberto Pérez Baldales y Abundio Moreno, ambos presentes en el juicio, y Pedro Carlos Ayala, que es juzgado en "rebeldía" por estar prófugo de la justicia, explicó este martes a Efe la fiscal acusadora, Nedelka Díaz.

Pérez Baldales y Moreno, de más de 80 años de edad, así como Ayala, de más de 70 años, son acusados por la Fiscalía de ser los responsables de la desaparición y homicidio, hace 42 años, de los opositores José Manuel Morantes, Julio Mario Villarreal y Manuel Alberto Díaz Adames, precisó la fiscal.

De acuerdo con la información judicial, las víctimas fueron capturadas y ejecutadas por un grupo de miembros de la Guardia Nacional en el sector de Sioguí Abajo, en el distrito de Bugaba, en la provincia occidental de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica.

De ser declarados culpables, los imputados serían condenados a penas de hasta 20 años de prisión que, debido a su avanzada edad, podrían cumplir en la cárcel "si reúnen las condiciones de salud" necesarias o en su casa, señaló Díaz.

La fiscal explicó que en los juicios "siempre se busca aplicar la ley que más favorezca al reo", en este caso el "Código Penal anterior, en el que la pena por homicidio es de hasta 20 años", inferior a los 30 años con que se castiga desde 2008.

El proceso que comenzó este martes podría extenderse "dos o tres meses" y es mixto, ya que Pérez Baldales pidió un "juicio de conciencia", es decir, ser juzgado por un jurado conformado por ocho ciudadanos, y Moreno solicitó que "se le juzgue en derecho o por un tribunal constituido por tres magistrados", explicó la fiscal.

En la audiencia celebrada este martes, presidida por el magistrado Salvador Domínguez, estuvieron presentes familiares de las víctimas para exponer sus testimonios de cómo "fueron vejados y hasta amenazados a punta de pistola" por los militares hace 42 años, aseveró Díaz en una entrevista telefónica con Efe.

Además de este caso, Abundio Moreno también está imputado por la desaparición forzosa, en 1968, del panameño-estadounidense Everett Clayton Kimble Guerra, soldado de la Marina de Estados Unidos de 21 años, en un proceso que además involucra al exdictador panameño Manuel Antonio Noriega, informó este martes la prensa local.

Noriega, de 77 años, será extraditado en los próximos meses desde Francia, donde purga condena por lavado de dinero, para enfrentar penas en Panamá que suman más de 60 años de cárcel por delitos que van desde homicidio hasta daños ambientales.

El mismo Tribunal Superior de Chiriquí analiza acumular dos expedientes por delitos de lesa humanidad contra Noriega: uno por el caso de Kimble Guerra y otro por la desaparición, en 1969, de Luis Antonio Quiróz Morales, un exmilitar y miembro del opositor Partido Panameñista, de acuerdo con la información de prensa.

Cuando ocurrieron esos hechos, Noriega, que gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989, era el jefe del Cuartel de Chiriquí, indicaron fuentes periodísticas.