Siete personas han resultado heridas, una de ellas de gravedad, esta madrugada cuando un palestino de Nablus robó un taxi, atropelló varios policías y apuñaló a viandantes en el sur de Tel Aviv, informa la Policía.

Cinco de los heridos son policías, mientras que los otros dos son un guarda privado de seguridad del local y un civil.

La Policía local asegura que se trata "definitivamente de un atentado terrorista" que tuvo lugar alrededor de las 02:00 (00:00 GMT) cerca del popular club nocturno "Haoman 17", en el que unos mil jóvenes participaban en una fiesta.

El autor ha sido identificado por la Policía como un palestino en la veintena y natural de la ciudad de Nablus, en el norte del territorio ocupado de Cisjordania.

El atacante tomó un taxi en Yafa, colindante con Tel Aviv, del que expulsó por la fuerza al conductor para dirigirse hacia el citado club nocturno, donde a menudo se pueden ver decenas de jóvenes haciendo cola frente a la puerta.

Cerca del local, la Policía había establecido un retén, contra el que el palestino estampó el vehículo.

Luego salió del automóvil y apuñaló a algún viandante mientras gritaba "Alahu akbar" (Alá es el más grande), generalmente proferido por fundamentalistas islámicos en sus atentados, antes de ser reducido.

Mientras, el Ejército ha incrementado su presencia en torno a Gaza y en la frontera con Egipto tras recibir información de que una célula de la Yihad Islámica, uno de cuyos líderes asesinó Israel la pasada semana en un bombardeo, ha cruzado de la franja al Sinaí para perpetrar un atentado en el Estado judío.