El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Édgar Cely, informó hoy que entre agosto de 2010 y lo que va de este año han muerto 203 guerrilleros de las FARC y otros 10 del ELN.

El jefe militar aseguró a través de un comunicado de prensa que en ese período las Fuerzas Militares de Colombia "neutralizaron" un total de 5.243 personas que integraban las FARC, el ELN y otras bandas criminales.

Detalló que de los 5.243, 1.424 eran miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). De ellos 709 se entregaron voluntariamente a diferentes estamentos para recibir la protección del Estado y reincorporarse nuevamente a la sociedad civil.

Otros 203 murieron, mientras que 512 fueron capturados en operaciones realizadas en todo el país entre agosto de 2010 y lo que va corrido de agosto de 2011.

Por el lado del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla de Colombia, hubo 98 entregas, 70 capturas y 10 muertos en combates.

De las bandas criminales hubo 58 sometimientos a la justicia, 488 capturas y 19 muertos. Así mismo, se han capturado 427 narcotraficantes, muchos de ellos con pedido de extradición.

Por otro lado, en la lucha contra el narcotráfico, en ese mismo período las tropas del Ejército colombiano se incautaron y destruyeron 83 toneladas de cocaína.

Se han decomisado 370.000 galones de insumos líquidos.

Según el general Cely, "esto es un golpe fuerte a las finanzas de los bandidos".

Agregó que las Fuerzas Militares han decomisado 48 toneladas de marihuana y han destruido 1.277 laboratorios y cocinas a lo largo y ancho del país.

De otro lado, los militares se han incautado y destruido 23.000 artefactos explosivos y han detonado de manera controlada 456 cilindros cargados con explosivos.

Igualmente, se han decomisado 74 kilómetros de cordón detonante, 27.000 estopines, con lo que según el general Cely "han dejado de ocurrir 27.000 atentados terroristas".

Por último, señaló que a la fecha se han decomisado 39 toneladas de explosivos de anfo, e indugel, que los grupos al margen de la ley utilizan para atentar contra la policía civil, la Policía, el Ejército y las infraestructuras de carreteras, petroleras, gasoductos, redes de energía.