Al menos tres personas murieron hoy y otras catorce resultaron heridas en varios atentados en Irak, mientras que un alto mando del Ejército iraquí salió ileso de un intento de asesinato, informó a Efe una fuente de la policía.

Según la fuente, un civil perdió la vida y otros dos sufrieron heridas de diversa gravedad por el estallido de una bomba lapa colocada en el coche en el que viajaban, en la zona de Al Ameriya, al oeste de Bagdad.

En otro atentado, la detonación de un artefacto cerca de una patrulla militar iraquí en el norte de la ciudad de Faluya, también situada al oeste de Bagdad, mató a un soldado e hirió a otros tres.

La misma fuente indicó que el comandante de la VII Brigada del Ejército iraquí, general Ismail al Dalimy, salió ileso de un intento de asesinato.

El ataque contra Al Dalimy fue perpetrado con una bomba, que estalló al paso del convoy en que se trasladaba, en la carretera que une las ciudades de Al Ramadi y Al Qaem, al oeste de Bagdad.

En el atentado murió el conductor de Al Dalimy y dos de sus guardaespaldas resultaron heridos, mientras que dos de los vehículos del convoy sufrieron daños.

En otro suceso, siete personas resultaron heridas por la explosión de varias bombas en viviendas pertenecientes a dos oficiales de policía en la localidad de Hadiza, a unos 200 kilómetros al oeste de la capital iraquí.

Por otra parte, una patrulla de la policía halló un cadáver de una persona no identificada con heridas de disparos en el pecho y signos de tortura en la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad.