Los indígenas bolivianos que se oponen a la construcción de una ruta que atravesará un parque nacional ratificaron hoy que sólo el diálogo con el presidente Evo Morales frenará sus protestas contra ese proyecto, aunque aceptaron reunirse con ministros para coordinar el posible encuentro con el mandatario.

El vocero del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), Adolfo Moye, dijo a Efe que tendrán "un acercamiento previo" con los ministros que Morales envió al pueblo de Puerto San Borja, situado en la Amazonía, donde más de un millar de indígenas se encuentran hace tres días para aprovisionarse y reanudar la caminata contra el proyecto vial.

"La marcha está en una pausa a la espera de que se tenga algo claro. La reunión con los ministros es un previo análisis para instalar el diálogo con el presidente Evo Morales", señaló Moye.

La marcha indígena partió hace diez días de la ciudad amazónica de Trinidad (noreste) y ya ha recorrido unos 110 kilómetros de los más de 500 que pretende cubrir hasta La Paz para pedir al Gobierno que paralice la construcción de una carretera financiada por Brasil que atravesará el Tipnis.

El Gobierno ha descalificado la marcha y ha acusado a sus líderes de prestarse a un supuesto plan para desestabilizar al Gobierno, promovido por la embajada de Estados Unidos y algunas organizaciones no gubernamentales (ONG), lo que niegan los dirigentes.

En un acto en un pueblo de Cochabamba (centro), Morales ratificó hoy sus críticas a los indígenas al asegurar que "algunos hermanos dirigentes" y algunas ONG "están engañando a las bases".

Moye señaló que las acusaciones de las autoridades les tienen "sin cuidado" porque sólo demuestran que el Gobierno "no tiene una propuesta clara para discutir y por eso recurren a las agresiones".

También lamentó las denuncias de vínculos entre los indígenas y la agencia de cooperación estadounidense Usaid formuladas por el director de la Agencia de Desarrollo de Macrorregiones y Fronteras, Juan Ramón Quintana, quien, según dijo, "es un artillero fuerte para destruir y desacreditar movimientos".

Agregó que las denuncias "no son señales de solución a los problemas" e insistió en que la marcha continuará si Morales no se presenta en Puerto San Borja para dialogar con ellos.

La ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, una de las enviadas para dialogar con los indígenas, dijo a medios locales que las etnias aceptaron instalar seis mesas temáticas para empezar a analizar sus demandas, pero también pidieron que el mandatario envíe a más autoridades para iniciar este primer acercamiento.

La ministra y su colega de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, dijeron estar "contentos y optimistas" porque se lograron "acuerdos sobre la metodología de diálogo" para buscar una solución al conflicto.