El canal público Ecuador TV presentó una demanda por "injurias no calumniosas" contra el periodista Emilio Palacio, exeditor del diario El Universo, que también afronta un proceso presentado por el presidente del país, Rafael Correa.

Así lo señaló hoy el gerente general de Ecuador TV, Enrique Arosemena, quien precisó que la demanda se presentó ante la Corte de Justicia de la provincia de Guayas, cuya capital es la ciudad portuaria de Guayaquil.

Arosemena, en entrevista con la emisora Radio Armónica, explicó que el proceso obedece a la actitud de Palacio, que tildó de "fascista" a un reportero del canal que cubría una rueda de prensa convocada por el editorialista.

Es "una acción en contra de Emilio Palacio, porque él se refirió en términos agravantes a Gustavo Espinosa (reportero) al decirle fascista por el hecho de hacer su trabajo y pedirle la salida de las instalaciones del diario El Universo", agregó Arosemena.

Para el directivo, la demanda es una acción de respaldo de Ecuador TV a todos sus periodistas en el cumplimiento de sus labores informativas.

"Evidentemente, creo yo, que a nadie le gustaría que le asocien de esa manera. El fascismo no es conservador, republicano, ni liberal, creo que la expresión no es la más correcta", porque se asocia con la crueldad del régimen nazi, añadió.

"Ecuador TV jamás ha incitado a la violencia, por tanto, nosotros no somos fascista, no somos como (Adolfo) Hitler o (Benito) Mussolini, responsables de muertes; evidentemente es una injuria y es por eso que debemos defender el trabajo de nuestros periodistas", añadió Arosemena.

El pasado 20 de julio, un tribunal de Ecuador condenó a tres años de prisión a Palacio y a directivos del diario El Universo, del cual fue su jefe de opinión, además del pago de 40 millones de dólares como indemnización.

Correa interpuso la querella contra El Universo en marzo pasado por una columna en la que Palacio aseguraba que durante un levantamiento policial, el 30 de septiembre de 2010, el mandatario había ordenado "fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente".

El jefe del Estado estuvo retenido gran parte de ese día en un hospital policial protegido por agentes alzados y asediado por civiles que pedían la liberación del gobernante y del que fue rescatado tras una operación militar en medio de un intenso tiroteo.