Cinco estudiantes secundarios chilenos, que cumplen hoy 34 días en huelga de hambre en el marco de las movilizaciones que desde mayo han agitado el país, están decididos a mantener su protesta pese a que su salud se ha deteriorado, dijeron hoy fuentes médicas.

Se trata de cinco alumnos de un liceo de Buin, a 35 kilómetros al sur de Santiago, que iniciaron el ayuno a mediados del pasado julio y que la semana pasada lo radicalizaron al reducir su ingesta de líquidos para presionar al Gobierno a escuchar sus demandas.

Con las movilizaciones, los estudiantes luchan por una educación pública de calidad y gratuita, garantizada constitucionalmente, con la prohibición del lucro en las universidades privadas, mientras la administración de la enseñanza básica y media debería volver desde los municipios al Estado.

El director del Hospital de Buin, Sergio Aguilera, dijo hoy que los jóvenes no han entrado en una fase crítica a causa del ayuno pero afirmó que la situación se puede volver "preocupante" si insisten en su negativa a alimentarse.

Aguilera consignó lo anterior en un informe enviado a la Corte de Apelaciones, que tramita un recurso de protección presentado por la gobernación de la zona, que pidió a la Justicia tomar las medidas necesarias para resguardar la salud de los jóvenes.

Según el informe, el caso más delicado es el de Gloria Negrete, de 19 años, que ha bajado diez kilos y sufre de asma bronquial, por lo que está hospitalizada desde el 17 de agosto.

Matías Ortega, de 18 años, ha bajado ocho kilos, y a ambos, dice el informe, "se les han efectuado controles diarios de tipo clínico, peso, glicemia, presión arterial y pulso, y que aparte de la pérdida de peso, los demás parámetros se mantienen en "límites aceptables".

Felipe Sanhueza, de 18 años, ha bajado 9 kilos y según Aguilera "ha llamado la atención una frecuencia cardiaca entre 45 y 55 por minuto, con electrocardiograma normal", situación que atribuye "a su juventud y estado atlético".

Las otras dos alumnas, Kamila Rubilar (17) y Francia Garate (18) presentan "una evolución y controles normales".

Gloria Negrete fue visitada el domingo por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien tuvo un altercado con uno de los padres que la acompañaban en el hospital, a quien tildó de "asesino" y acusó de manipular a los estudiantes para que mantengan el ayuno.

Gloria Negrete sostuvo hoy que el ministro "está súper confundido".

"Yo le aclaré que estoy acá por voluntad propia, que no estoy con ningún partido político, de derecha o izquierda, que estoy luchando por una educación digna para todos los chilenos, para esos estudiantes secundarios que luchan día a día en las calles", precisó a radio Cooperativa.

"Creo que el ministro de Salud cometió un error, ojalá pidiera disculpas, porque yo jamás he dicho que alguien me manipule o algo así, jamás lo he dicho. Yo sigo acá por mi voluntad, nadie me manipula, nadie me ha dicho nada", añadió.

Ante una pregunta, condicionó el término del ayuno a "una solución rápida al conflicto estudiantil, una respuesta del presidente Sebastián Piñera, que el ministro de Educación dé la base para decidir que podemos bajarnos".

Tras rechazar las últimas ofertas del Gobierno, consistentes en aumentos de becas y menores intereses en los créditos universitarios, las federaciones estudiantiles, junto con apoyar un paro de dos días convocado por organizaciones sindicales para el miércoles y jueves próximos, preparan un nuevo cronograma de movilizaciones.