El mexicano Mario Molina, Premio Nobel de Química 1995, expuso el lunes ante diputados, académicos y otros científicos una serie de propuestas para hacer frente al calentamiento global que hace vulnerable a este país a inundaciones por sus extensas costas.

Molina dijo que se podría reducir hasta un 30% las emisiones de carbono en los siguientes nueve años y así evitar las consecuencias irreversibles del cambio climático.

El científico enumeró una serie de nuevas regulaciones para el uso de automóviles de energía eficiente y normas para construir edificios de cero emisiones de carbono. Mediante su organización Centro Mario Molina, también propone estrategias diferentes por regiones como por ejemplo abastecer energía con parques eólicos a la región turística de Cabos San Lucas.

El documento de más de 2.000 hojas contiene recomendaciones que el sector privado podría empezar a implementar como construir hoteles y hospitales con tecnología sustentable, dijeron científicos del centro el lunes.

La propuesta incluye un libro de texto para estudiantes de primaria y secundaria que despeja dudas sobre el calentamiento global y que ya se está poniendo a prueba en algunas escuelas primarias y secundarias, dijeron.

Molina aclaró que las medidas propuestas no detendrán el crecimiento económico que el país atraviesa, aunque advirtió que el uso de combustibles fósiles se observa en alza en países con economías emergentes, como India y México.

"No estamos de ninguna manera amenazando el desarrollo económico del país. Al revés, estamos diciendo que con mucha creatividad podemos hasta acelerar", dijo Molina. "Todo esto se puede hacer y es factible hacerlo con mejoras en el nivel de vida en la sociedad".

Las investigaciones de Molina que lo hicieron merecedor del Premio Nobel de Química en 1995 contribuyeron a la protección de la capa de ozono.

México asumirá la presidencia del Grupo de los 20 en enero de 2012 y con ella el tema del cambio climático.

Molina dijo que México, que fue anfitrión de la cumbre mundial de las Naciones Unidas sobre cambio climático, ha jugado un papel de liderazgo en la solución del fenómeno.

El gobierno anunció a finales de 2010 un programa de luz sustentable que propone reducir al menos 780.000 toneladas anuales de bióxido de carbono. También el gobierno ofrece créditos de interés social para viviendas con tecnologías ecológicas.

Lo que refiere a edificios sustentables, construidos con paneles solares y calderas de biomasa, y nuevas normas para importar menos camionetas, se requiere promover estímulos para persuadir a las empresas.

Las soluciones regionales que develó el centro van desde construir molinos de viento cerca del mar hasta usar el excremento de los puercos para producir una planta llamada jatrofa a base de la cual se produce biocombustible.