La Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) logró suministrar el pasado fin de semana comida a hambrientos que se habían refugiado en un barrio de Mogadiscio abandonado por combatientes del grupo radical islámico Al Shabab.

Según confirmó hoy a Efe la administradora del barrio de Wardhigley, Deeqa Abdikader Ahmed, AMISOM ha distribuido alimentos a unas 2.000 personas que han llegado a la capital huyendo de la hambruna declarada en cinco regiones del sur de Somalia.

"AMISOM ha entregado comida por valor de 10.000 dólares. Una organización local llamada SORRDO la ha distribuido entre la gente necesitada", dijo Ahmed.

"Esa comida no es suficiente, pero es mejor que nada. Así que esperamos más ayuda de AMISOM", agregó la administradora de Wardhigley, zona de la que se han retirado los milicianos de Al Shabab, grupo vinculado a Al Qaeda que lucha por instaurar un Estado islámico en Somalia.

En un comunicado, la UA confirmó que, entre los suministros, hay "arroz, azúcar, aceite de cocina y sal".

Pese a ese reparto de ayuda, AMISOM recibió críticas por no hacer más para velar por la seguridad de la ayuda humanitaria destinada a los desplazados que se refugian en Mogadiscio.

"AMISOM está en Mogadiscio mientras la comida de ayuda (humanitaria) se roba a diario. Ellos deben proteger a la gente e impedir que bandas saqueen esos alimentos", señaló el investigador de derechos humanos Ahmed Mohamed.

El Cuerno de África sufre una hambruna que -según la ONU- afecta a más de 13 millones de personas por las escasas lluvias y los efectos del cambio climático, lo que en el caso de Somalia se agrava por el conflicto y la falta de un Gobierno efectivo en el país.

Somalia ha captado recientemente la atención de algunos líderes internacionales, como el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que el pasado viernes visitó Mogadiscio y expresó su solidaridad.

La UA celebrará este jueves en Adis Abeba una conferencia de donantes para recaudar fondos de ayuda a los afectados por la hambruna en la región.