Un total de 63 comandos de las fuerzas especiales de ocho países de América y Europa, entre ellas la alemana GSG 9, iniciaron hoy cerca de Bogotá (centro) las competiciones de un campeonato organizado por la Policía Nacional de Colombia.

La fuerza física y el tiro centran las pruebas del Primer Campeonato Internacional de Fuerzas Especiales, que tiene como sede la Escuela de Policía "Gonzalo Jiménez de Quesada", situada en la población de Sibaté, 27 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El comandante de la unidad de Comandos de Operaciones Especiales y Antiterrorismo (Copes) de la Policía de Colombia, el coronel Ricardo Augusto Alarcón, dijo a Efe por teléfono que la cita es la primera de su tipo que se realiza en América Latina.

En el campeonato, que irá hasta el próximo día 27, participan delegaciones de Alemania, México, Panamá, Guatemala, Ecuador, Brasil y Chile, además de Colombia, agregó el oficial, quien resaltó que entre ellas está la alemana del grupo GSG 9.

El GSG 9 (Grenzschutzgruppe 9) es una unidad de operaciones especiales contraterroristas creada por la Policía Federal Alemana tras el asalto de la organización palestina Septiembre Negro a los dormitorios de la delegación israelí que participaba en los Juegos Olímpicos de 1972, en Múnich.

La incursión y la reacción de las autoridades alemanas dejaron en conjunto once deportistas de Israel muertos, así como un oficial policial del país europeo y cinco de los ocho miembros del comando palestino.

El coronel Alarcón explicó que el campeonato en Colombia, que está basado en un modelo de competiciones similares en Estados Unidos y Europa, comprende cuatro pruebas de fuerza física y 16 de tiro de reacción.

"Las pruebas físicas son muy exigentes", aseguró el jefe policial, quien indicó que los comandos deberán hacer marchas de nueve y diez kilómetros armados y equipados, pruebas que, como todas, terminan con un ejercicio de tiro.

Asimismo, deberán disputar un triatlón que comprende 400 metros en piscina, siete kilómetros de trote y tiro, y recorrer diez kilómetros con un tubo de sesenta kilogramos a cuestas, considerado el ejercicio más exigente y que también termina en el polígono.

"Tenemos alrededor de 16 pruebas de tiro de reacción", añadió Alarcón, y apuntó que "son pruebas que exigen un tiempo determinado y agilidad en el disparo, que es algo que solamente logran los grupos de operaciones especiales".

El Campeonato Internacional de Fuerzas Especiales premiará con medallas, réplicas de un monumento y otros elementos representativos del Copes a los tres mejores equipos nacionales y a los tres mejores comandos.