Al menos seis personas murieron hoy en la región autónoma del Kurdistán, en el norte de Irak, después de que aviones de combate turcos bombardeasen la zona de Kortek, informó la Unión Patriótica Kurda, que dirige el presidente iraquí, Yalal Talabani.

Entre los fallecidos hay mujeres y niños, según recoge la web del partido citando fuentes que no dieron más detalles al respecto.

Esta versión contradice la intención de los militares turcos que, desde el inicio de la ofensiva el pasado miércoles, aseguraron que tuvieron cuidado en bombardear sólo objetivos del PKK y no dañar a civiles.

El gobierno del Kurdistán protestó el pasado viernes contra la continuación de los bombardeos que los aviones de combate turcos están dirigiendo sobre varias zonas de esta región autónoma.

Asimismo, solicitó el inicio de conversaciones con los gobiernos de Turquía e Irak para encontrar una solución conjunta.

Desde hace cinco días, las Fuerzas Armadas turcas han bombardeado posiciones en Irak del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), en respuesta a un ataque de este grupo armado en el que murieron nueve soldados turcos.

El Consejo de Seguridad Nacional de Turquía decidió poner en marcha una "nueva estrategia antiterrorista" que permita acelerar la capacidad de respuesta militar turca, implicar a los gobernadores provinciales en la lucha contra el PKK y enviar más agentes especiales a las zonas calientes del conflicto.

El PKK -grupo considerado terrorista por Turquía, la UE y EEUU- se levantó en armas en 1984 para exigir la independencia de los más de 12 millones de kurdos que habitan en Turquía y, desde entonces, unas 45.000 personas han muerto en la guerra no declarada entre fuerzas de seguridad turcas y los rebeldes kurdos.