El principal sospechoso por el asesinato de las dos turistas francesas en la norteña provincia argentina de Salta el mes pasado confesó a última hora del viernes haber estado en el lugar del crimen, según fuentes judiciales que recoge hoy la prensa local.

De forma imprevista, Gustavo Lasi, de 24 años, decidió romper su silencio y declarar anoche ante el juez a cargo de la causa, Martín Pérez, según contó a los medios el vocero del magistrado, Marcelo Báez, quien se limitó a añadir que su declaración es muy importante para la investigación del crimen de Cassandre Bouvier y Houria Moumni.

Aunque ni Báez ni el abogado de Lasi, Horacio Morales, dieron más precisiones sobre la indagatoria, que se prolongó por más de dos horas, algunos medios locales aseguran que el principal imputado admitió haber participado en la violación de Moumni, pero no en los asesinatos.

Los cadáveres de Bouvier, de 29 años, y Moumni, de 24, fueron encontrados el pasado 29 de julio en un sendero de la Quebrada de San Lorenzo, una reserva natural de la periferia de ciudad de Salta, capital de la provincia homónima situada unos 1.600 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, aunque una pericia confirmó que fueron asesinadas entre 13 y 14 días antes del hallazgo de sus cuerpos.

Un informe de la Universidad de Buenos Aires, la mayor de Argentina, divulgado esta semana, indicó que Bouvier fue violada por al menos tres personas antes de ser asesinada, mientras que en el cuerpo de Moumni se encontraron muestras genéticas de Gustavo Lasi, quien el martes se había negado a declarar tras conocerse el resultado de estas pericias.

Según el diario El Tribuno de Salta, Lasi complicó con sus declaraciones a otros dos de los detenidos: el albañil Daniel Vilte, de 24 años, a quien se acusa de tener relación con una de las dos armas utilizadas para el asesinato, una carabina y un revólver; y Santos Vera, empleado de seguridad de 37 años.

A este último le decomisaron un machete presuntamente compatible con las heridas cortantes halladas en los cadáveres de las francesas.

Tras la indagatoria, Pérez dejó anoche en libertad por falta de mérito a dos de los ocho detenidos: el aspirante a policía Federico Cañizares, hermano de la novia de Lasi, María Fernanda Cañizares, que permanece arrestada, y Omar Ramos, un guía del paseo turístico San Lorenzo.

Quedan por lo tanto seis personas detenidas: Lasi, su padre, Walter Lasi; su novia, María Fernanda Cañizares, hija de un expolicía salteño; Raúl Sarmiento, un jornalero que tiempo atrás cumplió una condena por abuso sexual, y presuntamente dueño del revólver utilizado para el asesinato; y los ya mencionados Daniel Vilte y Santos Vera.

María Fernanda Cañizares, quien se declaró inocente ante el juez, tenía en su poder un teléfono móvil y una cámara fotográfica pertenecientes a las francesas y afirmó que su novio le regaló esos aparatos.

Un informe de la División Criminalística de la Policía de Salta determinó en las últimas horas que Bouvier y Moumni fueron acribilladas con una carabina presuntamente perteneciente a Lasi, un dato que surgió a partir de un plomo hallado cerca de la escena del doble crimen.

Enrique Lasi, tío de Gustavo Lasi, y Eduardo Sandoval, quienes habían declarado como testigos en la causa, serán indagados el próximo miércoles por el juez Martín Pérez, quien les acusa de encubrimiento.

La Justicia espera dos informes sobre los rastros de pelos que hallaron en una de las manos de Bouvier y las muestras obtenidas en sus uñas, en las que aparentemente se detectaron huellas de piel de al menos uno de sus atacantes.